Educando al personal: Accesorios para vino

Viste esas cajitas, re pitucas, que son una paquetería, que aparte de tener una botella de un vino más o menos decente viene con una cantidad de cosos, cositas y chirimbolos varios?  Viste?  Eh? Alguna vez te preguntaste para qué carajo sirve todo eso, si vos lo que querés es tomar vino?

Bueno, si no te lo preguntás y ya lo sabés, esta entrada no te va a aportar nada.  En cambio, si aparte de un poco demente (que por algo estás acá), sos medio ignorante o media ignoranta (por eso de la politiquería medianamente correcta), y te preguntás para qué sirven todos esos chiches que vienen con la caja del vino, no te lo preguntes más.  42 viene a tu rescate!  Para iluminar tu existencia y sacarte del plumífero colchón de la ignoracia.

Veamos primero a los susodichos chirimbolos:

  1. Accesorio básico.  Sacacorchos, descorchador, o “el coso pa’brir el vino”.  Si en vez de “vino”, tomás “novi”, esto es inútil y sólo necesitás un cuchillo para abrir el tetra… salvo que seas un trogolodita de esos que arrancan la puntita a mordiscones… pero si fueras un trogolodita, no estarías acá, en esta casa de paz, contemplación y adoración de Baco.  Seguramente.  Los que por norma y vagancia son de empujar el corcho pa’dentro con el mango de una cuchara, tendrían que ser hervidos en aceite.  Sepan que eso se hace como último recurso y en situaciones extremas.
  2. Accesorio lúdico.  Ponele que se terminó el vino y estás medio en pedo.  Agarrás la botella vacía la ponés a dos o tres metros de distancia y con los vagos con los que estás compartiendo el asado, juegan a ver quién emboca la argollita en el cogote de la botella.  Genial!  Sano entretenimiento para toda la famila… o si estás en una cita romántica, podés plantear ese juego para romper el hielo: emboquemos la argolla, muñeca, te parece? Algo así, sexy, seductor, fresco y divertido.
  3. Accesorio médico A1.  Ponele que tu cita te plantó y, despechado, te chupaste toda la botella y te quedaste dormido en el balcón, medio lloriqueando como un pelotudo y borracho como un cerdo.  Cae el rocío y al otro día, aparte de desplantado y de seguir siendo un pelotudo (o desplantada y pelotuda, que haberlas haylas), te despertás engripado.  Qué mejor que un práctico termómetro para saber la temperatura justa a la que vas a tomarte tu taza de vino caliente con canela y rayadura de cáscara de naranja, remedio infalible si los hay para curar cualquier mal gripístico?  Una taza de ese menjunje y a sudar a la cama, bien abrigadito! Y aprendé para la próxima: emborrachate bajo techo.
  4. Accesorio médico A2.  Es oficial: tenés una gripe de campeonato, con un cuadro potencial de anginas.  Garganta cerrada, rasposa.  Te duele hasta para tomar agua y ni hablar de tragarte por las buenas las pastillitas que te recetó el médico, ya que el vino con canela hizo que te mamaras de nuevo, pero de curarte el resfrío, ni un poco.  Así que te metés el embudo para pastillas, que de otra cosa no se trata, lo más adentro de la garganta posible, y tirás las pastillitas por el otro lado… van a pasar literalmente por un tubo.  El engrosamiento medio del embudo es una maravilla del diseño industrial, ideada para que no te vayas a tragar el coso sin querer… porque ya habíamos dicho que sos medio pelotudo, por eso.
  5. Accesorio médico B1.  Supongamos que no te resfriaste, ni quedaste plantado, ni nada de eso.  Supongamos, en cambio, que sos un pobre pusilánime que no soporta bien el alcohol, por lo que al otro día te levantás con diarrea, producto del abuso del noble beberaje … porque no te dejaron plantado, pero eso no quita que igual no seas medio pelotudo.  El taponcito es para… bueno, tampoco hay necesidad de que ande explicando todo con pelos y señales.
  6. Accesorio médico B2.  Supongamos que la diarrea es especialmente… copiosa.

Yo no sé, la verdad, por qué no habrán empacado algo realmente útil, como un tapón para la botella, un pico vertedor con su correspondiente tapón, o un atajagotas.  Meten cualquier cosa en esas cajitas.

Malditos oportunistas.

About these ads

4 Respuestas a “Educando al personal: Accesorios para vino

  1. Este es es un héroe Urbano!!!

    El especialista:

  2. Un verdadero héroe! Alabado sea con grandes alabanzas :)

    El chabón del corcho roto… bueno, tampoco es que haya dicho mucho de nuevo. Con un sacacorchos y con el otro chirimbolo, cualquiera es guapo.

  3. Jajajajaja Pancho, no hay nada mejor que el humor un viernes por la mañana, pero el trasfondo es interesante, para quienes desean disfrutar del vino, la mayoría de accesorios son verdaderamente inútiles y nunca saldrán de la cajita.

    Saludos

  4. La parte del accesorio lúdico, se podría usar. Sobre todo si uno es un ridículo que no necesita de ningún abuso para hacer esas chiquilinadas.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s