Tortura é mobile

Cada vez que veo a una persona, o mejor dicho, escucho a una persona, reproducir reggaeton (hasta el nombre es infecto) en un laptop de más de mil quinientos dólares, pierdo completamente mi fe en la Humanidad y maldigo el progreso tecnológico y la manera en que el Lado Oscuro pervierte todo lo que toca… y me dan gana de asesinarla también, a la persona, pero uno es abierto y tolerante y plural, así que mejor no.

Otro tema es el hijo de puta que inventó esos pequeños docks para reproductores o teléfonos con dos parlantitos.  Al hijo de siete mil putas sifilíticas que inventó ese cosito portátil infernal que permite que cuanto imbécil ande suelto pueda prescindir de los benditos auriculares e ir enchufándote su ruido cumbiero de mierda te guste o no a una cuadra de distancia.  A Ese enfermo de mierda, le deseo la más horrenda, lenta y dolorosa de las muertes.

Porque esa es otra: nunca vas a ver a una persona que lleve uno de esos aparatos inmundos escuchando otra cosa que cumbiaso o reggaeton (o como se escriba).

Clásica, rocanroles, blues, jazz, floklore, bluegrass, reggae, electrónica, chillout, oriental, hip-hop, hindú, salsa, merengue o el himno nacional de Vanuatu.  A nadie que escuche esa música (que finalmente es música) se le ocurriría ir por la vida con esas mierditas portátiles, con menos rango dinámico que un celular.

Cada segundo que estás expuesto a ese tormento, a esa depravación, a esa deformación infame en el tejido del continuo esapacio-temporal, es un segundo de tu vida obliterado, destruido, desintegrado y perdido de manera totalmente absoluta e irrecuperable.  No se gasta, no se utiliza, no se disfruta, no se pasa, no se vive. Esos segundos implemente dejan, cesan, de existir.  Un atropello, oiga!

Podría ser peor, sin embargo.  A fin de cuentas, mis vecinos del fondo escuchan rocanrol, mi vecino de al lado toca la batería con bastante onda, a mi novia le gustan los Beatles, de mis amigos ninguno escucha esas mierdas y en casa de mi madre la radio está en las noticias.  Debería considerarme una persona con muchas bendiciones.

De todos modos espero que el inventor de esos parlantitos portátiles arda en el Infierno.

7 Respuestas a “Tortura é mobile

  1. uf! yo me quejaba mucho de los que escuchaban en el ómnibus con altavoz en vez de auriculares, pero últimamente no he visto.. será que los cartelitos de “prohibido escuchar sin auriculares – excepto chofer y guarda” funcionaron?

  2. En serio hay cartelitos de esos? Brillant!, diría Dr. Who :)

  3. Primera vez en la disco de vuestra ciudad…llamada ¨Tres Cuarto¨, interesante nombre, o no… simplemente se divide en tres cuartos. Cuando pregunto que musica pasan, me dicen ¨de todo¨, pero no te preocupes que rock,¡hay!. De buena fé los acompaño…
    Me agarré una indignación tan grande al ver que el cuarto más grande de los tres cuartos estaba lleno, pero lleno, de gente bailando ¨cumbiaso o reggaeton (o como se escriba)¨,¡no lo podía creer! y ahí es cuando al solo hecho de asomarte a esa apestante habitación, se crea la horrorosa pregunta que te caga la noche ¿éste es el futuro de nuestro país?.

    Tratemos de no ponernos tan existencialistas, pensé, y tras seguir el recorrido por lugar e intentando bajar el trago amargo, llegamos al supuesto ¨cuarto de Rock¨, que no era mas que una miniatura de 2×3 metros, para mi sorpresa y terminar de indignarme ¡no había un alma bailando, totalmente vacía!, no quedó otra que llenar ese vacío y aferrarse a los Daikiris de frutilla, que encima estaban calientes…
    ¡¡¡Señores no perdamos las fé, mientras siga el rock y otras artes en nuestras almas, habrá esperanza!!!

    PD: Los Daikiris calientes y la buena compañía finalmente amenizaron la noche, y por suerte termino de una manera un tanto surrealista, surrealista, pero agradable. Conclusión; de todo lo malo siempre rescatamos algo bueno. Y cada vez que escuches en alguno de esos odiosos parlantes esa odiosa música, podrás siempre recordar de que existe otra música que es realmente maravillosa esperándote al entrar a Tu Casa!

    • Bienvenida!
      Completamente de acuerdo! :D
      Por eso estamos reuniéndonos en lugares particulares, para disfrutar de buena música y bebidas a la temperatura debida :)

  4. surrealista, je

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s