Archivo de la categoría: Madera: Diseño

Espejo

Lo que haces con tus propias manos es un reflejo de tu alma.

Master Craftsman Eric Hollenbeck

Memory Dump

Alucinantes esculturas en madera de Humberto Abad.  Gracias, Alice!

Efecto 3D en ilustraciones en papel… increíbles! Nagai Hideyuki y Ramon Bruin

  • Si consumís libros electrónicos con DRM, esto es para vos: Cómo remover el DRM de los libros electrónicos.  Así, estarás comprnado realmente el libro y no meramente el derecho a leerlo, como parecen pensar los putos de Amazon,  Barnes & Noble y demás lacras.
  • Un concepto interesante.  Hace tiempo ya que se habla del libro objeto.  Hay personas, que no entiendo mucho, que tienen bibliotecas enormes, pero a las que no les gusta especialmente leer… son de adorno.  Ese concepto se lleva a lo abstracto y el resultado es visulamente muy agradable.

  • Cómo se hacen las espadas samurai, las famosas katanas, de la manera tradicional.  Un video de la NG, visto en Cook Ding’s Kitchen.  Desde el fundido del hierro, a la forja, al afilado, al pulido final.  Un documental de cerca de 50 minutos.

Ya!  Que disfrutes!

Memory Dump

A pesar de no haber podido dedicarme a esta noble casa que es 42 en los últimos días, tengo algunas cosas para compartir con vosotros y vosotras y ellas y ellos:

  • Desde Chair Blog. Un poco de madera.  A medias arquitectónico y escultural e ingenieril y arquitectónico.  Decime si no es relindo!

  • Desde Core77.  Casas pequeñas.  No.  No, pequeñas.  Diminutas.  Impresionantes.
  • Pedro Mairal, en el Señor de Abajo, sigue haciendo magia con alambre.
  • Desde Smitten Kitchen.  Una receta de pasta con salsa a base de grelos (las hojas de los nabos cuando la planta recién está floreciendo), que tiene una pinta imponente.
  • También desde Core77.  También otro poco de madera.  Un banquito increíble.  Muy hermoso.
  • Desde Microsiervos.  Agua mágica, gracias a la combinación de imagen y sonido.

Trajan y talla de letras

Estás aburrido de verla por todos lados.  Te topás con ella en el cine y en internet y en la tele hasta que quedás harta.  Hay videos que la denuncian

Pero la verdad es que la fuente Trajan es hermosísima para hacer talla cincelada, o incised carving, en inglés.  Los serifs son regulares y redondos.  Los ápices y los vértices son agudos como dagas, pero deliciosamente asimétricos; cada uno lleva 6 o 7 cortes, porque a la A, por ejemplo, tenés que tratarla como si laburaras en tres astas convergentes; y si la madera es muy blanda o de grano corto que no toma bien el detalle fino, lograr una A decente es todo un desafío.  Los lados de las astas finas, por su parte, no son paralelos, sino que se se angostan ligeramente mientras  se unen a las principales, y al angostarse, alivianan la fuente y la hacen más elegante.  Las espinas y los bucles fluyen sutiles y regulares, apenas descentrados.

Las proporciones son alucinantes y recuerdan muchísimo a lo que hizo Durero con su maravilloso Of the Just Shaping of Letters.  También es cierto que el kerning no es tan sencillo de ajustar, pero si lográs darle un buen “color” al texto, eso repercute directamente en los juegos de luces, que le dan, en definitiva, su encanto a esta fuente, haciendo que el ojo quede capturado por las sombras y su interacción con la madera y el cuerpo de las letras.

Esto me lleva, siempre fue la intención, a mi última talla, terminada ayer domingo en el taller que tengo a tercios montado provisoriamente-por-largo-tiempo en lo de Nacho.

Como una especie de desafortunada herencia, me llegó un cacho de madera.  Sufrida y deslucida por el uso, probablemente a menudo dejada a la intemperie, era usada como taco de trabajo y presentaba, presenta, marcas de cinceles, raspones, agujeros de mecha, pedazos de clavos y un sinfín de marcas y detalles hechos a lo largo de una vida larga y atareada.  Es grande:  unos 50 o 60 centímetros de largo, por unos 30 o 40 de ancho y unas generosas 3 pulgadas y pico de espesor.  Y pesada: un poco más de 10 kilos, quizás.

Su nueva función, me dije ni bien lo vi, era servir de mesa-fuente-tabladepicar-superficiecomunitaria para nuestras comidas o asados.  Pero el uso en un taller lo hacía difícil de usar tal como estaba.  Había que acondicionarlo, más allá de las tallas, para recibir alimentos y darle un mínimo atractivo estético.

Hace tres fines de semana, decidido a no dejarla languidecer en el limbo de las tallas que nunca se concretan, empecé a descubrir qué era lo que tenía en las manos.  Empecé despacito, primero engrasando y afilando un viejo cepillo de carpintero y luego fijando firmemente la madera al banco de trabajo.  Las primeras pasadas del cepillo no sacaron virutas, sino una especie de polvillo grueso.  Las segundas pasadas del cepillo, dejaron al descubierto una madera rojiza.  Mi entusiasmo se aplacó repentinamente y las vigorosas pasadas con el cepillo manual se transformaron en una honda contemplación, más bien pasmada, del taco de madera: lapacho.

Oh, MEV, me dije.  De todo lo que podía tocarme, me vengo a topar con este semejante pedazo de árbol.  Estaba tratando de decidir si cepillaba otro rato a mano o si empezaba a llorar en ese instante, cuando Nacho, milagrosamente a tiempo, dice: Che, me estoy acordando de que hay un cepillo eléctrico acá, te interesa?

Así que bien, después de casi desmayarme de placer y luego de casi levantar las techos con mi imponente suspiro de alivio y tras agradecer efusivamente a la Providencia, Nacho y el chino que hizo el cepillo y sus 5000 revoluciones por minuto, empecé pacientemente y milímetro a milímetro a cepillar la madera.

Luego de cepillada, maté cantos y aristas a la vez que preparaba la superficie para las tallas, haciendo resaltar los laterales con el trompo.  Luego vino la tarea, ya sin herramientas eléctricas, eliminar astillas sueltas o potenciales y aquellas partes machucadas por golpes e impactos anteriores.

El conjunto resultante superó las expectativas, ya que quedó una superficie trabajada, pero a la vez rústica y tosca, con chanfles y muescas y marcas de herramientas (tanto nuevas como de las originales).  Hermosa a la vista y al tacto, pero que invita a usarla sin miedo.

El segundo fin de semana empecé con la talla propiamente dicha y ayer terminé con ella.

La primera parte, hecha luego de meses de inactividad, es más titubeante e insegura. La segunda, ya con un poco más de motricidad recuperada, fue, digámosolo irónicamente, más placentera.

Las fotos, of course, son de Nacho, e ilustran bastante bien la manera en que juegan las luces y las sombras dentro de los volúmenes generados.

Ha sido un placer.

Grandes y generosas palabras de una de las personas más importantes dentro del microuniverso de 42.  Que sean precisamente ellas las que presidan nuestras comidas y den la bendición a la pequeña comunidad que formamos, es mi humilde intento de brindar un homenaje a un Hombre que aún sin quererlo ni pedirlo, supo reunirnos y sacar lo mejor de nosotros mismos.

Portapluma

Hace unos días recibí algunas plumas.  No de avechuchos, si no de las que se usan para escribir/dibujar con tinta china; también un lote de tinteros, ya puestos, y un poco de tinta… pero ningún portaplumas.

Pero non preocuparum!  Habemus madera, totalmente ecológica, producto de la poda de los plumerillos que tengo en casa, habemus torno, habemus modelos robados de internet inspiración y lo más importante, como dijo Gandalf: donde hay voluntad siempre existe un camino… y allá salió Frodo caminando.

Como sea, la cosa es que el domingo, para festejar el cambio de horario, me puse con toda la parsimonia que fui capaz de reunir (y puede ser realmente mucha a la hora de usar el torno), a hacer un portaplumas para mis plumas.  Además tenía que ser lindo, porque las plumas están buenas, ya que aunque hay algunas PAX argentinas, hay Speedball, Brause y otras marcas menos conocidas inglesas y de USA.

Además, también le dije a Maco que le iba a pasar portaplumas para que me haga de beta pluma tester, así que lo primero era tener un prototipo funcional.

El resultado es algo como esto:

Largo: 15.5 cm

Peso: 14 gramos, sin la pluma, con contrapeso trasero... las pelotas, viteh?

Grip: diámetros mayor y menor : 14 mm y 12 mm

El contrapeso equilibra el conjunto, que para dibujar no sé si servirá, pero para escribir va perfecto.  El ranurado no deja que el invento se resbale, mientras que el adelgazamiento central brinda un agarre bastante cómodo.

Un tema que me dio un poco de trabajo, fue resolver cómo fijar las plumas.  La media caña que se inserta en el portaplumas tiene, en general, unos 13 mm de largo y un diámetro de unos 6 milímetros… así que lo primero fue hacer un agujero de esas medidas.

Sí, lo sé, está descentrado… me ganó la ansiedad y por no perder 10 segundos marcando un buen punto para la mecha, se resbaló de la posición central.

Probé varios montajes tentativos.  Lo primero fue hacer dos anillos concéntricos de metal que, milagrosamente gracias a mi gran pericia en metalurgia, quedaron perfectos al primer intento.  Sin embargo, el sistema, aunque muy bueno en los papeles, presenta un pequeño inconveniente: las plumas no tienen todas el mismo diámetro, por lo que algunas quedaban flojas y a otras había que forzarlas mucho para colocarlas.

La solución fue usar un centro de madera… varios… intercambiables.

Así, haciendo centros con pequeñas diferencias en sus diámetros, que se obtienen al momento mismo de lijarlos, se compensan las pequeñas (pero molestas) variaciones entre las plumas.  De esta manera, los problemas de plumas flojas que dan trazos vacilantes y de plumas atascadas que se quiebran al querer retirarlas, se convierten en el tipo de cosas que le pasan a otra gente ;)

Toda una innovación, por Gordjazz!! Alta adaptabilidad, baby!

Próximo paso, otro portaplumas, obviamente… y con el centro en el centro, re-obviamente de ser posible!!  Y luego un portaplumas oblicuo, que no tengo ni idea de para qué sirven o cuál es la ventaja sobre los portaplumas comunes, pero tienen toda la onda!

El prototipo está pulido pero sin tintes u otra terminación.  Tal vez quedaría bien algo clásico, para aprovechar el veteado natural, que es muy lindo: un buen baño de nogalina y una capa de laca transparente mate.  Luego te cuento!

Y ‘ta.

Marcos de madera… fundida… fundidos… algo así

Veo en Contemporist uno de los trabajos de Bonsoir París.  Una serie de esculturas en madera llamada Duramen.

Lo que puede hacerse con la madera es ilimitado.