En Venus nunca deja de llover

Llueve y llueve.
[…]
La lluvia continuaba. Era una lluvia dura, una lluvia constante, una lluvia minuciosa y opresiva. Era un chisporroteo, una catarata, un latigazo en los ojos, una resaca en los tobillos. Era una lluvia que ahogaba todas las lluvias, y hasta el recuerdo de las otras lluvias. Caía a golpes, en toneladas […] horadaba los suelos y deshacía las zarzas. Encogía las manos de los hombres hasta convertirlas en arrugadas manos de mono. Era una lluvia sólida y vidriosa, y no dejaba de caer.
[…]
La lluvia cubría la superficie del río con un billón de puntos.
[…]
sintió la lluvia fría en las mejillas, en el cuello y en los móviles brazos. El frío le llegó a los pulmones. Sintió la lluvia en las orejas, en los ojos, en las piernas.
[…]
Es tan pesada. Es como un cañonazo.
[…]
la lluvia caía sin cesar en un permanente crepúsculo.
[…]
¿Y cuándo veían el suelo? ¿No era casi siempre un arroyo, un pantano, un estanque, un lago, un río, y luego, por fin, el mar?
[…]
Nuevos ríos nacían continuamente ante sus ojos, y los viejos ríos alteraban su curso… Ríos del color del mercurio, ríos del color de la plata y la leche.
[…]
caminaron bajo la lluvia. Bajo la lluvia que caía pesadamente y dulcemente, bajo la lluvia torrencial e incesante que caía a martillazos sobre la tierra y el mar y los hombres en marcha.
[…]
No sé qué hacer, para salir, de esta lluvia. No sé qué hacer, para salir, de ésta lluvia. No sé qué hacer…
[…]
Si pudiera recordar en qué consiste sentirse tranquilo.
[…]
Esta lluvia maldita, […]siempre sobre uno! ¡No se oye nada más! ¡No se siente nada más!
[…]
los hombres pudieron ver ejércitos de gotas de lluvia […]. Quince billones de gotitas, quince billones de lágrimas, quince billones de joyas en una vitrina forrada de terciopelo blanco. Y luego, […]cayeron sobre los hombres, como una nube de voraces insectos, fría y dolorosa.
[…]
Cuando amaneció, la luz era gris, y seguía lloviendo.
[…]
Esta lluvia me pelará hasta los huesos.
[…]
Otros cinco minutos y luego me meteré en el mar y seguiré caminando.

Ray Bradbury – El Hombre Ilustrado – Extractos de “La larga lluvia”
Colonia del Sacramento: MÁS VENUS QUE NUNCA. Está dejando de ser gracioso…

Anuncios

3 Respuestas a “En Venus nunca deja de llover

  1. Pingback: Bradbury, la Historia y la flexibilidad del Tiempo « 42

  2. POR FAVOR PUBLIQUEN EL HOMBRE ILUSTRADO DE RAY BRADBURY ESPECIALMENTE LA LARGA LLUVIA ,EL OTRO PIE,EL VISITANTE Y LA ULTIMA NOCHE DEL MUNDO

  3. Amelia, bienvenida.
    El enlace para descargar completo El hombre Ilustrado está en la entrada llamada Colonia del Sacramento está en Venus

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s