Una reportera no preparada entrevista al Papa

A principios de junio me topé, no recuerdo cómo, con un artículo en inglés en un sitio llamado Timothy McSweeney, entre cuyos delirios hay una sección titulada Cortos Monólogos Imaginarios.  Entre varios de ellos realmente hilarantes, me llamó mucho la atención el que le da nombre a esta entrada: An unprepared reporter interviews the Pope.

No me preguntes por qué me gustó tanto, no tengo ni idea.  A lo mejor fue porque me resultó muy fácil imaginarme la situación, la periodista totalmente sacada de su elemento y con pocas luces, frívola a morir, la cara del Papa antes las preguntas y comentarios.  El texto es todo tan surrealista (el final es fantástico), que sencillamente me encantó.

El artículo aparecía firmado por Elizabeth Mahoney y había una dirección de correo, por lo que, en un rapto de moralidad, ética y buena educación, decidí enviarle un mensaje a fin de pedirle permiso para traducirlo y luego republicarlo aquí, en 42.  Esperé su respuesta durante varios días, hasta que finalmente deseché la idea, diciéndome que a quién se le ocurre hacer semejante cosa, que seguramente la señora Mahoney tendría cosas bastante más interesantes que hacer que contestar un por demás breve y extraño mensaje, de una por demás desconocida y extraña persona de un país bastante idem.

Pero adiviná qué.  Elizabeth, macanuda, finalmente me contestó, luego de haber pasado varios meses sin entrar a esa cuenta específica y me dio permiso para traducir y transcribir su texto, que con mucho placer te presento a continuación.  Espero que lo disfrutes tanto como yo.

Gracias, Elizabeth!  Sos maravillosa! 🙂

Una reportera no preparada entrevista al Papa

por Elizabeth Mahoney

Lamento estar un poco aturullada.  En realidad no soy la persona que se suponía iba a realizar la entrevista.  Aparentemente ella está muy enferma (aunque sospecho que es un caso de “resaca-titis”, si entiende lo que quiero decir), así que recibí la llamada esta mañana y salí a las apuradas para acá.  Estoy un poquito nerviosa (de ahí el sudor!) porque no soy tanto una reportera de “noticias” per se, sino una columnista de la sección Vida y Estilo.  Pero somos un periódico pequeño, y, quiero decir, vamos, usted es el Papa, y no queríamos perdernos la oportunidad, así que aquí estoy!

Pero basta de hablar de mí y comencemos con las preguntas.  Por supuesto que Tiffany, que se suponía iba a conducir la entrevista, no fue capaz de darme las preguntas que iba a preguntar, así que estas son algunas que apunté en un recibo de cajero automático mientras conducía hacia aquí.  Pero no hay problema.  Así la entrevista tendrá un carácter más espontáneo.

Ah, también, una cosa más, discúlpeme, antes de comenzar: soy Católica, pensé que debería saberlo.  Soy una de las suyas.  Aunque, me parece, para ser honesta —ya que si no podés ser honesta con el Papa, con quién más lo serías, no?— una mejor descripción sería “Católica no practicante”.  No soy como Madonna, ni nada, pero tampoco una niña de misa dominical.  Pero soy bastante buena con los Mandamientas.  A esos los tengo bien cubiertos.  ¿El adulterio sólo cuenta si es una la que está casada, no? ¿Si sólo es la otra persona la que lo está, no pasa nada, verdad? Oh, no conteste a eso, bien, tal vez sólo deberíamos comenzar con la entrevista.

Ah, mier-caramba (jaja, me pisé el palito sola!).  Discúlpeme, rapidito: tenía intención de preguntarle a alguien antes de venir, se supone que bese su anillo, o algo? ¿Cuál es el protocolo aquí?  Sólo empezamos?  Bien, genial, sí, sólo voy a…

Primera pregunta.  Esta podría haber surgido por el hecho de que estaba de camino al gimnasio cuando recibí la llamada para hacer la entrevista, pero no importa, creo que es de interés general: Hace ejercicio o algo?  O sea, cómo hace el Papa para mantenerse en forma?  Y quizás, antes que nada, porque personalmente tengo mucha curiosidad, hace ejercicio vestido con la sotana y demás prendas?  Qué tal resulta eso?  O simplemente usa ropa deportiva común? Tipo, acá está el Papa en el gimnasio en su equipo jogging!  Es extraño, nada más.  No deja de ser una imagen interesante.  Aunque creo que no debería estar pensando en eso, no? Probablemente sea algún tipo de pecado imaginarse al Papa desnudo —o no desnudo!  Discúlpeme, no, eso salió mal.  Por qué dije eso?  Quise decir en su ropa deportiva.  No me lo estaba imaginando a usted… de esa manera, en lo absoluto.  No importa, perdón.  Saltemos esa pregunta.  Vaya, hace calor acá, verdad?

Qué tal algo un poquito menos arriesgado?  Estee, ha visto alguna buena película recientemente? Bien, seguro, claro, claro, bueno, eso tiene sentido.  Hedonismo, seguro, quiero decir, a quién le gusta eso?  De seguro que no a mí!  Así que no es un gran cinéfilo, entonces.  Supongo que lo mismo se aplica a la música también, no? El rap no es lo suyo, verdad…?  Ah, caramba. Guau.  Lo siento, ni siquiera sé cómo se deletrea misógino.  Pero está bien, ya lo buscaré luego.

En fin, veamos, qué sigue?  Lo siento, estoy tratando de leer estos garabatos.  Ok, bien, así que, lo próximo es, en un tono más ligero, cómo es todo para sus amigos y familiares ahora que es el Papa?  O sea, alguna vez hicieron chistes tipo, usted les pidió que hicieran algo, tipo “Hey, bajen esa música, que estoy tratando de leer la Biblia!” y ellos le contestaron “Qué, murió alguien y te convirtieron en Papa?” y usted responde “Si, el Colegio de Cardenales lo hizo!” y se rieron un buen rato?

No, por supuesto, seguro, no se me ocurre que la muerte del Papa Juan Pablo II sea divertida, de seguro que no.  Yo nunca… cómo dice?  Ya se terminó el tiempo?  Mire usted qué cosa.  Y yo que tenía algunas preguntas realmente buenas para hacerle.

Ok, bueno, muchas gracias, su Excelentisísima.  Larga vida y prosperidad.

Anuncios

5 Respuestas a “Una reportera no preparada entrevista al Papa

  1. jajajajajajajajajajajajajaja ¡divino, Pancho!
    dos besos ¡¡guapo!!

  2. X”’DDDDDDDDDDDDDDDDDDD Buenísimo!!!!

  3. Qué bueno! Yo ya lo había leído. Genial que te haya dejado traducirlo (y que le hayas pedido permiso!)

    • Creo que el haber pedido autorización y el haberla recibido sin ningún tipo de condiciones ni recomendaciones, tan de onda como había surgido la pregunta, fue lo mejor de todo. Sobre todo cuando ya ni me acordaba del tema.

  4. La primera vez que lo leí, me acuerdo clarito que estaba tomando el té de sobremesa, me atraganté de risa. Con el “live long and prosper” del final, casi caigo redondo al piso.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s