Mala vibra

Decime si esta noticia no te hace acordar a Farenheit 451?

Te das cuenta del pedacito que te digo?  Cuando la esposa de Montag, Mildred, le pide que compre la cuarta pared de video?

— Y aún lo será más cuando podamos instalar televisión en la cuarta pared. ¿Cuánto crees que tardaremos ahora para poder sustituir esa pared por otra con televisión? Sólo cuesta dos mil dólares.

-Eso es un tercio de mi sueldo anual.

-Sólo cuesta dos mil dólares -repitió ella-. Y creo que alguna vez deberías tenerme cierta consideración. Si tuviésemos la cuarta pared… ¡Oh! Sería como si esta sala ya no fuera nuestra en absoluto, sino que perteneciera a toda clase de gente exótica. Podríamos pasarnos de algunas cosas.

O esta otra:

Bueno, ¿no existía una muralla entre él y Mildred pensándolo bien? Literalmente, no sólo un muro, tres, en realidad. Y, además, muy caros. Y los tíos,  las tías, los primos, las sobrinas, los sobrinos que vivían en aquellas paredes, la farfullante pandilla de simios que no decían nada, nada, y lo decían a voz en grito. Desde el principio, Montag se había acostumbrado a llamarlos parientes. […] La sala de estar ¡Qué nombre más bien escogido! Llegara cuando llegara, allí estaba Mildred, escuchando cómo las paredes le hablaban.

No sé, creo que cada vez le tengo menos fe a este invento que llamamos Humanidad.  No soy un neoludita, ni nada que se le parezca ni remotamente, pero desde hace años ya, no dejo de preguntarme cuándo será suficiente.

Los avances me asombran y me fascinan, pero también me dan un poco de miedo, porque todo parece apuntar lenta pero de a ratos inexorablemente, hacia un punto de confluencia en el que predomina la evasión, o la invasión.  Esa idea del confort absoluto, de la experiencia inmersiva audiovisual total, el 3D, el HD, altas resoluciones, hiper realidad, tienen todos los ingredientes para que las personas encuentren mucho más atractivo ese extraño útero o limbo sin presiones e idílico, pero falso, que el sentarse un momento a tratar de ejercitiar un poco el pensamiento crítico o creativo.  Es como si la tecnología, de alguna manera, en lugar de estimularnos, buscara dejarnos anestesiados.

Luego, cuando quieras despertar de ese coma inducido, vas a descubrir que tenés un hijo de 7 años, culpa del enfermero o la enfermera que se aprovechó de vos mientras dormías y no vas a enteder nada.

Un eufemismo para decir que por comerte los mocos te rompieron el culo, por si no sos tan afín a las sutilezas.

Ahora luego nos vemos, me voy a ver la tele! Dan un programa buenísimo, que miro siempre, en donde el conductor del que no recuerdo el nombre, habla pestes de una participante en otro programa de un canal rival, que no miro nunca… pero el escándalo es delicioso!  Ja!  Esos, con toda su fama, al final la pasan mucho peor que uno!  Porque vos fijate, estás bailando frente a millones de televidentes y de repente se te corre una media… decime si no es para romper en llanto y pelearse con los jueces del concurso!  Atroz!

Sí, señorita.  No, no recuerdo cuál pastilla me toca al mediodía.  Sí, me da igual, la verde que la celeste.  Las dos son ricas!

Anuncios

4 Respuestas a “Mala vibra

  1. a mí me da un poco de alivio pensar que estamos en este país, que va unos pasos por detrás del mundo. Qué tanto sentido tiene eso?
    Esas novelas futuristas viejas son geniales.
    Magui

  2. Alivio? No sé si clasificarlo como alivio, pero creo que entiendo lo que decís.

    Las novelas futuristas, son geniales, pero muchas de las más conocidas tienen un elemento en común: los tipos que se mandan cualquier cagada en esas historias (alias los protagonistas), generalmente vivían sin muchas complicaciones hasta que una minita llega a hacerles planteos raros y a joder la pava. THX 1138 (el primer largo dirigido por G. Lucas), 1984 (Orwell), Nosotros (Zamiatin), Farenheit 451 (Bradbury), un poco más relativamente en El Sol Desnudo (Asimov), y hasta Matrix (aunque Neo se lo buscó, en cierta medida, así que a joderse)… en todos los casos, llega una agraciada señorita, con las mejores intenciones, eso no se discute, a reventar la paciencia. Ellos llevaban una vida tranquila, sumidos en una complaciente ignorancia, horrible ante nuestros ojos, pero que no jodía a nadie, y ñácate. Al diablo tranquilidad! No podían, llegar, un suponer, saludar, tomar un café, seducirlos, llevarlos a la cama y pasarla bien un rato; pero no, eso era inaceptable: ellas tenían que destruir su vida completamente. Conclusión los chabones terminan muertos, torturados o en alguna clase de exilio horrendo. 😉

    Claro que todas están relacionados o se prestan elementos entre sí, pero a lo que voy es: Geniales novelas futuristas viejas, eh? 😛

    • De todo lo que mencionás leí 1984 y Farenheit 451, y vi Matrix. Y sinceramente no me acuerdo mucho. Pero la función de las mujeres ahí es llevar a los hombres a que sean los protagonistas, otra vez. No? Les mueven un poco el mundo para que exista la historia en la que ellos son los héroes, por más que mueran 🙂

  3. Jiji… es otro punto de vista, eso sí 🙂

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s