Mini descuelgue filosófico

  • Es difícil se prudente en el hablar, aún siendo conciente de que uno es, irremediablemente, esclavo total de sus plabras.  Lo dicho no puede desdecirse y luego es más difícil todavía tratar de reparar el daño con palabras suaves.
  • Paradoja: Algunos silencios pueden ser tanto o más dañinos que un montón de palabras vociferadas.
  • El caipi-sake es una bebida más peligrosa que un mono suelto en un arsenal de Al Qaeda.  Es como la caipirinha, pero hecha con sake japonés (o algún alcohol inmundo por el estilo).  Lima, azúcar, hielo molido y sake.  Se toma como agua y ni se siente, suavecita, baja por el garguero sin el más mínimo inconveniente.  Vos tenés una idea de que lo que estás tomando es algo diabólico, pero tratás de convencerte de que no, de que son puras pantominas (segunda “n”, vale) y si no tenés cuidado, podés  seguir pidiendo una detrás de otra hasta llegar a 21 o 42… o 1000.   Dejame que te cuente la verdad más descarnada: medio de esos, MEDIO, alcanza para despertarse al otro día con un japonés hijo de puta clavándote una katana en medio de la frente.
Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s