Cuatro veces “OUGH!”

El bobeta de turno, a quien por una cuestión de comodidad llamaremos “Pancho”, salió del trabajo al mediodía y se dirigía a la casa de su amada, santa y abnegada madre a disfrutar de un ameno almuerzo en familia.

Pancho sacó la motocicleta, púsose el casco reglamentario y salió mansamente, con las luces bajas encendidas como indica la normativa y a una velocidad de entre 30 y 40 km/h, tal como dicta la Ley, cosa rara en él, ya que generalmente anda en el aire, no porque sea especialmente necesario, sino porque… bueno, porque es divertido, no?

Como sea, ese infausto día Pancho iba totalmente distendido, re japi, en paz con su vida y el universo y todo lo demás, sin apuros, embanderado de cortesía hacia, y  respeto por, el prójimo (o la prójima), silbando una alegre e inocente tonada de Rob Zombie (hazaña que de por sí hace a esta entrada merecedora de aparecer en los libros de Historia), cuando súbitamente sucedió un evento menor, del tipo que en cualquier otra parte del mundo, en cualquier otro universo conocido o por conocer, no habría tenido la más mínima repercusión.

Una flaquita, a quien por comodidad llamaremos “Ana”, conduciendo un Ford Ka, enciende la luz de giro y se abre para adelantar a otro conductor, invadiendo la senda por la que circulaba Pancho.  Pancho, en ese instante, evalúa rápidamente la situación: acelerar un poco y abrirse en un arco amplio de manera de ganar la posición adelantando a Ana, o por el contrario, reducir aún más su velocidad y, respetuosa y prudentemente, dejar que Ana ejecute su maniobra sin poner en riesgo su integridad ni la de los otros miembros de la sociedad que lo rodeaban.

Ana está por completar el movimiento al tiempo que Pancho va a poco más de 10 km/h, cuando un negro abombado, al que por comodidad llamaremos “negro abombáu”, impacta ferozmente y desde atrás su moto contra la de Pancho, lo que da comienzo a una ágil cadena de eventos de no más de tres segundos de duración, digna del más surrealista de los episodios de Los Simpsons:  Pancho siente el chirrido de frenos del negro abombáu y casi simultáneamente, el topetazo, ante el que exclama un poderoso “OUGH!” que hubiera hecho morir de envidia a Homero, mientras la inercia lo sacude hacia atrás; vuelve a recuperar la vertical sólo para ver cómo la moto (y él) se dirigen raudamente hacia la puerta del auto de Ana, contra la que finalmente impacta (la moto), momento en el que Pancho exclama un segundo “OUGH!”, antes de intentar por todos los medios mantener la moto en una posición medianamente derecha, intento en el que fracasa estrepitosamente y que dará lugar al tercer “OUGH!”, que se producirá cuando a la moto, dotada de vida propia, se le antoje desmayarse en la calle a causa de la impresión, haciendo aterrizar junto a ella a un parcialmente frenético Pancho que llegará a exclamar un nuevo y último “OUGH!” al dar con su encasquetada humanidad contra la dura realidad de la vida, que por una cuestión de comodidad llamaremos “pavimento”.

Conclusión: Tanque de combustible abollado, cristal del faro astillado, y el plastiquito del indicador de marchas del tablero partido, que, gracias a la Ley de Murphy es una de las partes más difíciles de conseguir y la reputa madre que lo parió al negro abombáu que no tuvo mejor idea que distraerse manejando justo cuando yo andaba en la vuelta.  Más una hora y pico perdida en denuncias y partes.  Una camisa rajada todo el largo, un raspón en un codo, un toque en el hombro, 4 marcas en el casco (vamos todavía el Bieffe!) y, lo más trágico de todo: se me enfriaron los ravioles caseros. No hay derecho.

La frutilla de la torta:  entro a casa de madre para cambiarme la camisa antes de ir a hacer la denuncia a la Policía.  Momento de las preguntas incómodas de siempre, hasta que madre ve dos manchitas en el pantalón.  Dos manchitas rojas…

AY! AY! AY!  ESTÁS BIEN????  ESTÁS TODO LLENO DE SSSANGREE!

Todo?  Lleno?  Jiji… cosita de madre!

La sangre?  Salpicadura de pintura de ayer.  Qué susto, eh!

Anuncios

10 Respuestas a “Cuatro veces “OUGH!”

  1. cuatro veces ¡joder! y al negro abombáu que lo blanqueen a… ¡ostras casi suelto algo políticamente incorrecto!
    ¿seguro que estás bien?

  2. esto es verdadero o es ficcion¿? respecto al personaje femenino en el Ford K , caramba , coincide plenamente con alquien que conozco… al menos le abollasate un poco el auto?

  3. Madre no hay más que una…

  4. Luz: Sí, todo bien.

    Naxto: Digamos que la parte de Rob Zombie, es ficción. Se entiende, no? Convengamos en que NADIE puede silbar nada de Rob Zombie… mucho menos considerar algo de lo que hacen como alegre o inocente. Ana María, no problem. Sí, las dos puertas (le di al medio) y con la moto. Los bollos, chiquitos, pero la pintura te la encargo: surcos. Se hace cargo el otro chabón. Me jode el plastiquito del orto… inconseguible. Lo tengo que rastrear en Mdeo. Si vieras cómo quedó el frente de la otro moto! Se dio de lleno contra la parrilla de la GN y desintegró el frente de la de él. Nunca lo hubiera imaginado! Me preocupó un poco cuando aterricé, porque me pasó como un flash la idea de que justo viniera alguno de frente, pero por lo demás, fue una doma de lo más entretenida, mire.

    Julián: Sí, y me tocó a mí 🙂

  5. Bueno Pancho…. a la moto que le den, lo más importante es que estás bien. Tú nunca vas a perder el sentido de humor, por cierto tengo toda la discografía de Zombie 🙂

  6. Yo estaba en la esquina, no me viste? no? ahh por ahì me escuchaste… dije (léase con voz de Nelson) HAAA! HAAA!

    Tres veces, uno por cada OUCH!

    Besos, nene, me alegro haya salido bien a pesar de.

  7. Para mi todo es ficción.. vos ibas en monopatín, Ana iba en bici.. y el gil de atras en patineta y vos tarareabas una de Caracol… deciiiiiii la verdaddddddddddddddddd!!!!!!!!!!!!!!!

  8. Casi acertaste! En realidad iba cantando una de Sonido Cotopaxi.
    Pero no es, ni de cerca, de tan hondo contenido humano como la versión oficial.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s