La larga marcha

Eran dos grupos de niños en edad preescolar, quizás de no más de 4 años.  Dos grupos de 10 niños agarrados a una cuerda, conducidos por una maestra y con un niño de 8 o 10 años cerrando la marcha en el otro extremo.

Iban cruzando la calle, todos vestidos iguales, con una especie de uniforme rojo brillante.  Apáticos bajo el sol.  Sin fijar la mirada en ningún lado.  Tampoco se prestaban atención ni se hablaban entre ellos.

No parecía natural.  Ni su andar, ni su expresión.  Todos mansos, sumisos, indiferentes.

Me hicieron acordar vivamente a los chicos de escuela que van marchando en la película The Wall.  Sin la música que les pusiera una onda, daban pena… y un poco de miedo.

Últimamente me da miedo cualquier estupidez.  Era esto en realidad lo que quería decir.

Ya lo dije.

Ya ‘ta.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s