Las lentejas y la calor

Este plato está basado en el plato de Garbanzos con queso de cabra y pimientos, una de las recetas imponentes de Gastronomía & Cía, que en alguna oportunidad ya hemos adaptado.

Ayer volví sobre la idea, pero cuando fui a cocinar, me di cuenta de que había olvidado poner los garbanzos en remojo. Horror!  Qué hago?  Cambio por un plato fresco con verduritas? Ni en pedo!  Entonces, qué hago?  Improviso.  Legumbre por legumbre, garbanzos por lentejas.  Che… lentejas con pasta?  En pleno diciembre?  Con la calor in-sopor-táble que hace?  Sí, tenés razón… que sea con lentejas nomás!  Así que terminé haciendo una especie de guisote/potaje infernal del que a continuación te paso la receta.

Ingredientes (4 a 6 porciones): 1 morrón rojo mediano a grande, 1 cebolla mediana, 4 dientes de ajo, 250  a 300 gr de lentejones, una berenjena pequeña (o media berenjena medianita), 150 gramos de queso feta, 1 cucharada sopera de hierbabuena fresca picada finita, 1 cucharada sopera de orégano fresco picado finito, 1 cucharada de postre de cilantro en grano, un pellizquito de pimienta de cayena molida, un pellizquito de ají picante molido, un pellizco de cúrcuma, nuez moscada, aceite de oliva, estragón, laurel, pimienta de Jamaica, leche y sal.

Tenés todos los ingredientes?  Arrancamos a prepararlos entonces.

Primero, una olla al fuego con agua, sal (no te pases de sal), un par de hojitas de laurel y las lentejas.  Como no llevan remojo, demoran un ratito en cocinarse y quedar tiernas.

Segundo, el dégorger; cortá la berenjena en juliana, bien finita y de 3 o 4 cm de largo, espolvorealas con sal y colocalas en un colador y éste en una fuente o bandeja, ya que la berenjena va a largar el juguito amargo. Dejala un mínimo de 40 minutos, revolviendo cada tanto para que largue el menjunje todo parejo.

Luego, para darle tiempo a que se cocinen un poco las lentejas y se depure la berenjena, vamos preparando el resto: cortá el morrón, previa limpieza de la parte blanca y las semillas, en tiras finitas y también, de no más de 3 o 4 cm de largo.  Picá bien la cebolla.  Laminá los dientes de ajo.  Picá la hierba buena.  Picá el orégano.  Picá el queso feta en cuadraditos lo más chiquitos que te den las bolas y la paciencia, así es más fácil que se funda luego… porque el queso va fundido, viteh?

Cuando tengas todo cortado, laminado y picado, poné un sartén al fuego con la base cubierta de aceite de oliva.  Cuando el aceite esté bien caliente, agregá los morrones y que se hagan tranquilos a fuego bien bajito.  Casi cuando estén prontos, agregá la cebolla, unas 3/4 partes de los ajos laminados, el orégano y la pimienta de Jamaica (una buena rociada recién molida).  Cuando la cebolla esté a medio cocer, enjuagá la berenjena, escurrila bien y zampala adentro del sartén.  Cuando la cebolla esté casi transparente y la berenjena bien tiernita, apagá y reservá eso.

Cuando estén listas las lentejas, apagá y escurrilas.  Poné un chorrete de aceite en el sartén, calentá bien, poné el fuego al mínimo y agregá el resto de los ajos laminados.  Mientras se doran los ajos, molé el cilantro en grano y hacé una mezcla con la cúrcuma, la cayena, el ají picante, el estragón y un poco de nuez moscada recién rallada.  Agregá al sartén las lentejas, el feta bien picado, la mezcla de especias y la hierbabuena.  Revolvé con parsimonia.  Entreverá bien todo y echale un chorro de leche, para ayudar al queso a fundirse.  Seguí entreverando y agregá la preparación previa que tenés en reserva.  Cuando el queso esté a punto, sacá y serví.

Algunas puntualizaciones:

  • Los sabores se mezclan, pero no se funden.  Así que la degustación es, a mi juicio, muy divertida, porque los sabores van desfilando
  • La sal está en las lentejas y en el dégorger de la berenjena y en el feta, por lo que es muy fácil pasarse.  Cuidado.  Si te pasás de sal en las lentejas, al escurrirlas, enjuagalas con abundante agua corriente, que ahí se acomodan bastante.
  • Ojo con los picantes!  Este plato toma todos los condimentos de una manera maravillosa.
  • Es ideal para ser preprado por solteros!  Sólo se necesitan dos hornallas y en la preparación sólo se ensucia un sartén, una olla pequeña y una fuente.  Si estás de entre casa y no te jode comer del sartén, ni siquiera necesitás platos!
  • Si preparás el plato en otoño/invierno, vas a entrar en calor a la tercera cucharada.  Si lo hacés en verano con 30 grados a la sombra, vas a quedar fresquito luego de la cuarta cucharada, ya que a la tercera vas a empezar a transpirar! 😀  Es cierto eso que dicen de que el picante ayuda a combatir el calor, posta 🙂
  • Otro sí digo, si lo preparás en verano, asegurate de que la persona con la que lo compartas, no sea demasiado maricona, porque si no empieza con que hace calor, qué cómo se te ocurre hacer algo así, que no puede comer, y resopla como una ballena recién varada y no se relaja y finalmente ni se divierte ni la disfruta… y vos, que lo tenés enfrente, te cohibís y apenas podés comer dos platos. 😉
  • Te prometo que es un plato bastante digestible aunque a primera vista no lo parezca, divertido de hacer (es más largo escribir la receta que hacerla), y también de comer.  Saqué unas fotos, pero salieron horribles, así que tá, no photo!

Cocina con alegría y buen provecho!

Anuncios

6 Respuestas a “Las lentejas y la calor

  1. Solo una cuestión gramatical . “el ” calor. o sea:
    Las lentejas y el calor.
    Saludos.,

    • Hola, Serapio. Bienvenido y gracias. La falta gramatical del título es intencional. Es un modismo o coloquialismo que se escucha mucho por estos lados. Es común ver por ejemplo a un par de señoras en el super, y una le cuenta a la otra que…
      -Qué bararidad la calor que hace, Beba!
      -Ay, sí, Mirta. A mi, la calor, me tiene loca!

  2. En nuestra lengua no son muchos los sustantivos ambiguos, es decir, que carecen de un género fijo y pueden utilizarse indistintamente, sin variar de significado, en masculino y femenino. Las Gramáticas suelen señalar como ejemplos más habituales los de mar (el mar, la mar ), azúcar, arte, dote, y advierten, además, de que en plural no presentan esa misma alternancia, de modo que solo son admisibles las formas los mares, las artes, los azúcares, las dotes.

    Al mismo tiempo, suelen indicar que algunas palabras presentaron esta misma peculiaridad en otras épocas, sin que la lengua culta lo admita hoy, una vez que ese rasgo ha perdido extensión y frecuencia. Este es el caso de calor. “Por el mes era de mayo, cuando hace la calor”; así comienza el conocido Romance del prisionero , en el que encontramos esta palabra con género femenino, al igual que aún podemos escucharla de boca de muchos paisanos nuestros: “no sé dónde iremos a parar con estas calores”, me decía uno de ellos hace algunos días.

    La Real Academia y otros gramáticos censuran este uso como vulgar, o cuando menos como rústico, a pesar de su larga tradición: téngase en cuenta que en realidad, tanto calor como su parónimo color pasan a usarse exclusivamente como masculinos, en la lengua estándar, desde el S. XVII. Por ello, en lo que a mí respecta, no me parece que haya razones profundas para tildarlo de vulgar, y, en todo caso, prefiero decir que es popular, aunque solo sea por la frecuencia con que se oyen en “La Colonia”. Dicho de otro modo, digno de respeto aunque no tanto como para favorecer su difusión yendo en contra de la norma común.
    Ahora …el porotaje de él Fran taba buenazo!

  3. En mi “idioma” andaluz no sólo es válido “la calor” sino que, “la mar” está para darnos un baño 😉
    A mi las lentejas me gustan en cualquier época del año… igual me atrevo a hacer tu receta 🙂

    Pancho, guapetón, que tengas unas felices fiestas con toda tu ‘panda’ y familia ¿vale?
    Abrazo para Don Naxto 🙂 y para ti, los más abrazos de todos los abrazos abrazados que te quiero niño

  4. Naxto: Buena clase! Gracias 🙂

    Luz: Con los fríos, no te va a venir mal la lentejeada!
    Felicidades para vos también. No por las fiestas, sino en general. Se entiende, no? Besos y abrazos varios!

  5. Hola Mariluz. Muchas gracias por tus “sentires” y valga entonces esta escueta misiva como un abrazo a la distancia. Salud, buenaventuranza y larga vida, en fin, felicidades.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s