O gato não soporta radiação /02

Domingo. Principios de la tarde.  Fresco y soleado.  Luego de algunos cambios de planes, marchas, contramarchas, malos entendidos y desencuentros, arranco para Plaza Independencia.

Voy caminando liviano de espíritu.  Con un Bob Dylan que canta su loca poesía feliz de la vida y sin ganas de ir a laburar a la granja de Maggie.  A propósito, el disco Bringing It All Back Home , es muy, muy bueno!  Claro que nunca voy a poder entender cabalmente lo que el vago canta, porque siempre ha dicho mucho más de lo que se escucha en sus letras, pero no deja de ser un discaso.

Hablando de Dylan… vos viste que cosa tan alucinante la canción que le hizo a Rubin Hurricane Carter?  La tenés?  Acá hay un video de Google con la música y acá la letra.  Es increíble.  Podría escuchar esos violines una y otra vez sin dejar de maravillarme.

Pero me voy por las ramas, gran novedad.  El tema es que iba al encuentro de dos personas que no conocía personalmente.  De ella sólo tenía por señas particulares una preciosa caricatura y calculaba que ahora tenía el pelo más corto que en el dibujo.  De él sólo tenía una pequeña fotografía vista en su blog.  Menos mal que la remera que usó en la foto era la misma que tenía puesta ayer, de lo contrario no lo hubiera reconocido! Jua!  Viva la continuidad!  Vamo’ arriba Dharma Corporation!

Me refiero claro está, a Maco y Emerre, de cuyos espacios te hablé hace algún tiempo.

La “excusa” para vernos era perfecta:  Hacer entrega a Maco, en un atto solene, del primer número de la Revista Orsai, generadora de magias y encuentros felices.

Porque eso me quedó, luego de pasar parte de la tarde con ellos: una gran alegría y una felicidad enorme de haberlos conocido.

Fue una tarde con un par de sorpresas.  La primera fue cuando Maco se sacó las gafas y dejó al descubierto esos dos bochonasos verdes; relinda la flaqui, con una sonrisota espectacular, que Matías captó de manera impecable.  La segunda, descubrir que Emerre no grita.  Para un canario como uno, rodeado de tanos gritones, que trabaja en un entorno de ruidos y gritos constantes, encontrar gente que incluso se reconoce como incapaz de gritar, es maravilloso.

Los dos sin estridencias, casi en voz baja, con la risa profunda y siempre lista, un sentido del humor espectacular y una imaginación que arranca en cuando le hacen el más mínimo ademán.  Muy buena sintonía entre ellos.  Y un momento compartido muy bueno, saltando de un tema a otro, salpicado de silencios tranquilos, matándonos de risa aquí y allá, de a ratos entre papas grasientas y cerveza fresca y unas milangas que se resistieron con fiereza a ser comidas.

Relinda gente.  Al decir del Indio Antonio: Tan, tan, tan linda tan.

Gracias, che.  En serio.

Fede, esto es para vos!

Anuncios

6 Respuestas a “O gato não soporta radiação /02

  1. · El papelito en alemán era una adivinanza. La solución era “Empire State Building” (se adivinaba sin saber alemán). En letra chica, recomendaba no usar ese papel para fumar. O algo así (Zum Rauchen nicht geeignet!).
    · Gracias por la revista! bien pensado el tema de las sobremesas y entradas que todo lo conectan. Nunca sé cuándo dejar de leer.
    · Los barcos sí estaban esperando para entrar al puerto de Buenos Aires, quietecitos en el canal Punta Indio, que empieza en el barco/faro Pontón Recalada (35° 02′ S 55° 51′ W). Debería comentarle esto a Emerre, que fue quién se me rió en la cara.
    · La vida es una prostituta con mucha experiencia.
    Una linda tarde.
    Abrazo!

  2. Esa! Bienvenida, Maco! 😀
    *Adivinanza? Y la minita del dibujo? Y la punta cortada del edificio?
    *Es bastante adictiva. Te decís que sólo vas a leer una entrada, y cuando querés acordar te zampás 40 hojas.
    *Qué cosa tan rara. Tan cerquita que parecían estar y tan lejos que da la impresión de estar Bs.As. En todo caso, me encantaría estar ahí para ver cómo asimila la información 🙂
    *Jajaja… Eso es! Bien dicho! Mucha experiencia. Muy prostituta.
    Muy linda tarde, totalmente.
    Otro! Y un café!

  3. Gracias!
    · Uno de los datos de la adivinanza era la fecha de inauguración. Y bueno, hay que meter minitas en bolas. Siempre.
    La punta cortada… creo que era un sombrerito.
    · — (nada para aportar).
    · Uh, se lo dije por mail. Tampoco le voy a ver la cara. No me avivé.
    · Me gusta que diga “es” y no “es como”. Sí, señor.
    🙂

    • Penúltimo: Gran oportunidad perdida! Hay que controlar la ansiedad, Pequeña Saltamontes.
      Último: Cuánta sutileza! Pero qué linda queda así!

  4. Una tarde bien putona. Buena crónica!
    Nos vemos por allá o por acá, o por ahí.
    Abrazo.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s