Fettuccine x2

Este fin de semana, con la banda desbandada, me puse a probar algunas cositas en la cocina y a experimentar un poco, aprovechando que cocinaba para mí alone.

Vayamos primero, con las pruebas.  Tres.

Comenzamos con mi primer, y casi (del estilo por-poco-pero-por-suerte-no-tan) desastroso intento de amasar pasta fresca.

Básicamente un puñado de harina y un huevito y una gota de aceite y una pizca de sal, hasta lograr la consistencia que más o menos calculé debería tener la masa para la pasta.  Olvidé traer las cantidades exactas, pero te prometo que para la próxima te traigo bien la receta.

El fallo estuvo, y atentos con esto, creo yo, en la harina utilizada.  Era 00, tal como pide el libro, pero, por lo que estuvo investigando luego, debería haber sido 000 o aún 0000.  La 00 es una harina de fuerza, más apropiada para panificados que para pasta.  La masa quedó demasiado elástica, quizás, y se negaba tenazmente a ser estirada.  Eso me hace sospechar que a pesar de ser una edición en español de un libro italiano (La cuchara de plata, edición especial para pastas), se mantuvo la nomenclatura italiana (allí la 00 es una harina floja), en lugar de adaptarla a esta parte del mundo, donde a más ceros, más floja es la harina.  Pero andá a saber.  A lo mejor es que yo soy choto y nada más. 🙂

Así que bien: tenemos un puñado de fettuccine recién cortados, luego de estar recién estirados, de una bola de masa recién descansada durante 30 minutos, luego de ser prolijamente amasada por 10 minutos.

Taráaaannn…!

Fettuccine: como los tagliatelle, pero más anchos y más gorditos.

Fettuccine: como los tagliatelle, pero más anchos y más gorditos.

Así que bien, con qué acompañar la pasta?  Con dos salsas distintas.  Estos son los ingredientes principales para las dos preparaciones:

Hongos rehidratados, parmesano, jamón, albahaca, pollo, chalota, almendras

Hongos rehidratados, parmesano, jamón, albahaca, pollo, chalota, almendras

Por un lado, Fettuccine a la albahaca (Fettuccine profumate al basilico).

Ingredientes (para 4 personas): 15 gramos de hongos secos; 25 gramos de manteca; 100 gramos de jamón picado (i); 20 hojas de albahaca; 275 gramos de fettuccine frescos; 40 gramos de parmesano recién rallado; sal y pimienta.

Elaboración: hidratá los hongos 15 minutos en agua caliente.  Escurrilos, apretalos bien para sacar todo el líquido y picalos.  Fundí la manteca en una cazuela (ii), agregá los hongos, el jamón y la albahaca y rehogalo a fuego bajo unos 5 minutos, removiendo cada tanto. Salpimentar y cocinar otros 30 minutos… aunque la verdad que ese tiempo me parece una exageración, con perdón de la autoridad que escribió el libro.  Cuece los fettuccine en abundante agua hirviendo con sal 2 o 3 minutos hasta que estén al dente.  Escurrilos, pasalos a una fuente caliente, esparcí la salsa de albahaca por encima y espolvorealo con el parmesano recién rallado.

Notas:
(i) Acá siempre me asalta la duda.  Cuando dice jamón… a qué se refiere?  Al corte de carne en sí, o al fiambre?  En mi caso, tenía un poco de jamón crudo, así que usé eso… fue un desastre.  Mató todos los demás sabores.  Tan desastroso, que hasta las fotos salieron mal!
(ii) Cazuela, como una cacerola, pero más bajita.  Cacerola, como una olla, pero más bajita.  Olla… estemmm… una cacerola alta?  Es que todo tiene que ser siempre tan complicado?  Ganas de joder, eh!

Terminamos con Fettuccine con pollo y almendras (Fettuccine al pollo e mandorle).

Ingredientes (para 4 personas): 25 gr de manteca; 1 chalota picada (la chalota es una cebolleta fashion, sabelo); 150 gr de pechuga de pollo sin piel, deshuesada y picada; 100 ml de vino blanco seco (cuando no hay vino blanco, remediamos con tinto -aunque NO es lo mismo-); 40 gr de almendras picadas; 200 ml de crema de leche; 275 gr de fettuccine frescos; 25 gr de parmesano rallado; sal y pimienta.

Elaboración: Fundí la manteca y sofreí la chalota 5 minutos a fuego lento, removiendo cada tanto.  Agregá el pollo, rehogalo unos minutos y luego agregá el vino. Cuando se evapore, agregá las almendras y la crema de leche.  Cociná 10 minutos a fuego lento, removiendo.  Salpimentá.  Idem anterior con los fettuccine.

Este plato no está mal.  Podría servir como una entrada, porque te prometo que te deja expectante sobre cuál será el siguiente plato.  El sabor es suave y muy delicado.  Creo que lo más difícil es encontrar el equilibrio en la cantidad de crema;  si te pasás de rosca con ella, se va todo al carajo y se convierten en “fideos con crema”.  No es tan buena idea acompañar esta preparación con un vino tinto.  Me animo a decir que a lo mejor le va bien un vino blanco suave, ligeramente perfumado y sin mucha acidez, de repente un Riesling bien joven.

Fettuccine al pollo e mandorle

Fettuccine al pollo e mandorle

Como ya dije, vino tinto es lo que había, por eso el color rosado del pollo.  Como dijo Confucio con su manía por las comas: Mirá, Cabeza, si te dicen vino blanco, es por algo, viteh?

Y ya.  Mañana sigo con el par de experimentos.

Cocina con alegría y buen provecho!

Anuncios

11 Respuestas a “Fettuccine x2

  1. Genial pancho !!!

    La pasta fresca tiene inicialmente alguna complicación pero cuando le coges el truquillo el proceso se acelera. La harina es un elemento muy importante, dependiendo de su fuerza y composición, es apta para determinadas elaboraciones.

    Te lo has pasado bien y lo has disfrutado, eso no tiene precio 🙂

    • Me encanta probar cosas nuevas, aunque luego de repente no resulte como uno esperaba. La expectativa ante lo que se viene siempre es más intensa cuando están todos los sabores por descubrir.

  2. A mi me parecen apetitosos, y si como dicen , la comida entra por los ojos, te hiciste un buen plato de fideos!
    Mi tía, la de la pizza, me decía siempre que para uno o dos, un huevo y la harina que tome!! Así que la harina es cuestión de cuán fresca es digamos… y además otra : si los querés hacer verdes, le metés un puñado bien, bien estrujado de espinaca, y más harina, porque la espinaca es húmeda, razonamientos de mi Darinka querida, y así salían espeluznantes, digo alucinantes!
    beso… y godblesiú las ganas de cocinar!!!

  3. y si los querés negros? ja! tinta de calamar! beso…estás recontra cocinero! hoy yo cociné después de no sé cuánto, fue en honor a Balt que llegó de iurop después de no sé cuánto!!! only once!!!!

  4. Qué ricooo!

    Sigo insistiendo que ya tendríamos que estar paseando por la bella Italia!

    • Bueno, primero, juntamos para las casas respectivas. Luego juntamos para Italia. Mientras juntamos, vamos a aprender italiano.
      Como plan no está tan mal 🙂

  5. Pingback: Pollo con hierbas al tequila | 42

  6. Que hambre!!!! Debería estar prohibido cambiar la nomenclatura de cosas como la fuerza de la harina…

  7. Debería estar prohibido que la harina no fuera otra cosa que harina. Vos vas y pedís harina en el almacén, y ya va el listillo del dependiente y te pregunta: cuántos ceros? Y ahí ya te cagó la vida, porque desde que estabas en la escuela te enseñaron que el cero, por si solo, no vale un pomo… lo mismo que 4 ceros, o 79. Cero, es cero… no? Pero ahí van, jodiendo la pava con 0, 00, 000, 0000 y la mar en choche. Y así, agarrando la matemática para el pijeo, no hay quien cocine.

    Pero supongo que eso ya es harina de otro costal.

  8. Pingback: Penne con calabaza | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s