Minidescolgadas x2

la vigencia de un clásico

Viernes.  Media tarde.  Un grupete de 6 gurises, mitad y mitad, de unos 7 o 9 años de edad, están jugando en la plaza.  De un arbolito achaparrado cuelgan sacos y camperas, tipo perchero, y calzada en un oportuno nudo de ramas, tipo trípode invertido, se ve una pelota de fútbol.

—Che —dice uno de ellos—, vamos a jugar a la pelota por ahí?
Durante unos segundos nadie responde .  Se miran los pies, el de la idea incluido, aburridos, indecisos, nada convencidos con el plan.
—Por qué mejor no vamos a lo de Tatiana a jugar a la botellita?
La respuesta es instantánea y unánime.
—Ah, buenísimo! Sí! Sí!
—Ahora?
—No, en un rato —Contesta el autor intelectual, como si la idea de irse de la plaza en ese mismo momento fuera una impertinencia.
—Bueno, mejor —le responde el otro, sentándose muy satisfecho en un murito bajo.

Es mentira que la Wii es necesaria!

Cosmopolita

No hay nada como cruzarse en la calle con un montón de gente que habla, de manera ininteligible, como si tuviera una papa caliente en la boca para sentirse un ciudadano del mundo.

— Oblogo guuk daas!
— Iaaah, magnarok led ba!
— Daas dablemog batgüq?
— Nah!  Led ba!
—Ha-ha!

Andá a lavarte las patas, vo!  Acá se habla en boliguayo! Pik-ingli, en todo caso.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s