Planteando analogías

Una escalerilla se abrió, cayendo estrepitosamente en el departamento de alimentación de Harrods, demoliendo Harvey Nichols y, con un chirrido final de torturada y pulverizada arquitectura, derrumbó la Torre del Parque Sheraton. Tras un largo y angustioso momento de estallidos y ruidos de maquinaria rota, por la rampa descendió un inmenso robot plateado, de unos treinta metros de altura.

Alzó una mano.

– Vengo en son de paz – anunció y, al cabo de un largo momento de nuevos chirridos, añadió: Llevadme ante vuestro Lagarto.

Por supuesto, Ford Prefect tenía una explicación que le comunicó a Arthur mientras veían las ininterrumpidas y frenéticas noticias en la televisión, ninguna de las cuales aportaba más información que la del importe de los daños causados por el objeto, que se evaluaba en billones de libras esterlinas, junto con el número de víctimas, y volvían a repetirlo porque el robot sólo estaba allí parado, tambaleándose ligeramente y emitiendo breves e incomprensibles mensajes.

– Procede de una democracia muy antigua, ¿comprendes?

– ¿Quieres decir que viene de un mundo de lagartos?

– No – dijo Ford, que entonces estaba en un plan algo más racional y coherente que antes, una vez que se le obligó a beber el café -, no es tan sencillo. No es así de simple. En su mundo, la gente es gente. Los dirigentes son lagartos. La gente odia a los lagartos y los lagartos gobiernan a la gente.

– Qué raro – comentó Arthur -, te había entendido que era una democracia.

– Eso dije. Y lo es – aseguró Ford.

– Entonces, ¿por qué la gente no se libra de los lagartos? – preguntó Arthur, esperando no parecer ridículamente obtuso.

– Francamente, no se les ocurre. Todos tienen que votar, de manera que creen que el gobierno que votan es más o menos lo que quieren.

– ¿Quieres decir que efectivamente votan a los lagartos?

– Pues claro – repuso Ford, encogiéndose de hombros.

– Pero – objetó Arthur, volviendo de nuevo a la gran pregunta -, ¿por qué?

– Porque si no votaran por un lagarto determinado – explicó Ford -, podría salir el lagarto que no conviene. ¿Tienes ginebra?

– ¿Qué?

– He preguntado – dijo Ford, con un creciente tono de urgencia en la voz – que si tienes ginebra.

– Ya miraré. Háblame de los lagartos.

Ford volvió a encogerse de hombros.

– Algunos dicen que los lagartos son lo mejor que han conocido nunca. Están totalmente equivocados, por supuesto, entera y absolutamente equivocados, pero alguien se lo tiene que decir.

Hasta Luego y Gracias por el Pescado.
Guía del Autoestopista Galáctico IV, de Douglas Adams.
Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s