Broksonic, Juan Broksonic, o… Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /24

Martes.  Horas de la mañana.  Entra un señor a la oficina, cargando una caja.  Color television, se leía, junto con la marca: broksonic

Buenos días. Qué necesita, señor? —Pregunta El Boss, atento, mirándolo a los ojos.
—Necesito enviar este televisor a mi hija, Rogeliana Fernándaria, en Montevideo.
El Boss baja la mirada hacia la caja. Esta caja

y pregunta, súbitamente muy ansioso
Usted es del service de broksonic?
—Eehh… no —contesta el señor, muy extrañado y todavía más descolocado—. Soy el Sr. Fernándaria.
Ah —resoponde El Boss, con la expresión hecha una desgracia, de pura desilusión—. Entonces no es del service de broksonic?
—Nop! — Vuelve a responder don Fernándaria, esta vez ya con más aplomo y bien seguro de que ese es, efectivamente, su nombre y de que él no es, efectivamente, del service broksonic.  Hay como una tranquilidad que le invade a uno, cuando más o menos tiene una idea de lo que tiene que contestar.
Ah, lástima. Y dígame, —vuelve al ataque El Boss — lo que hay en la caja, qué es?
—Eeehh… un televisor. Un televisor broksonic. —Naturalmente, papá! El tipo estaba recuperando la confianza… iluso.
Ah! Y usted es del service de brocksonic? —Tomá dos platos!
—Bueno, en realidad, no —vuelve a contestar, consternado, el infeliz Sr. Fernándaria, del que no puedo describir la expresión porque para ese entonces yo ya había huído hasta la otra oficina, donde podía matarme de risa tranquilo, fuera de la vista, pero sin perderme el audio de la escena
Y dónde lo compró, si no le molesta la pregunta? —insiste El Boss.  Estaba a full, El Boss.
—Acá, en Telefúnkenen Incorporated [nombre de comercio ficticio]
Claro! En Telefúnkenen Incorporated! Y por casualidad, ¿no sabe si ellos también hacen el service de broksonic?
—Eeehh… la verdad que no… el televisor siempre ha funcionad…
Lástima, porque hace días que tenemos un televisor que vino de Montevideo, consignado al service de broksonic, pero no tiene datos ni de quién lo envía, ni a qué dirección va.
—Ah, claro… ya entiendo —dijo el sr. Fernándaria, batiéndose en retirada, y a quien se le notaba a la legua que no entendía nada.  De todos modos, muy digno, el don.  No gritó, ni gesticuló más allá de lo necesario, ni amenazó con llamar a la brigada de la camisa de fuerza, ni nada de eso.  Buen tipo, no?

El que estaba complicado era El Boss.  Creo que gustosamente hubiera dado un riñón y medio hígado de cualquiera de sus empleados por saber quién corno se dedica a hacer el service de broksonic.

Anuncios

4 Respuestas a “Broksonic, Juan Broksonic, o… Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /24

  1. AAAHHHHHhjaja jaa , GENIAL!

  2. YO creo que él debe de haber pensado que este buen hombre le traía las respuesta de la vida, el universo y todo lo demás que él hasta ese momento tanto había buscado… Vamos.. yo jamás había escuchado esa marca, y que llegue un tipo con una tv justo justito cuando se tiene tremenda inquietud.. no nos deja más posibilidad que creer que alguien nos lo mandó para solucionar nuestro pesar…

  3. Por ejemplo, si justo vieras a tu compañera de oficina cuando una cuenta le da “42”, es el mismo razonamiento que te impulsaría a zamarrearla esforzadamente al grito de: CUÁL ES LA PREGUNTA!? CUÁL ES LA PREGUNTA!? CONTESTA, MALDITA ALIMAÑA! 😉

    Sería gracioso de ver. Muy. Por múltiples razones.

  4. Pingback: Juan Brocksonic y el extraño caso de la neurona quemada, o… Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /25 | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s