Cadena productiva

Veo esta entrada en Guerra Eterna.  Un video que habla sobre la TV italiana, de cómo el 60% de los televidentes son mujeres, pero nadie alza la voz ante la desvalorización y manipulación de la mujer, del vapuleo de lo femenino y de lo artificial que es todo.  Eso, claro está, es lo que se ve no sólo en cada canal de televisión del mundo más o menos civilizado, sino también en la prensa, el cine y todo cuanto se sirva de la imagen para comunicar algo… así sea mierda en bolsitas.

Está bien que así sea.  Es necesario que sea así.  En caso contrario, un montón de chicas lindas, pero tontas, cuyos únicos activos y capitales de trabajo y subsistencia son sus hermosos y perfectos culos y sus hermosas y perfectas tetas plásticas, se quedarían sin trabajo.  Y probablemente no sirvan para más nada que justamente eso: ser caras bonitas… las caras y el resto, se entiende.  Qué?  Las vas a condenar a la prostitución?  O sea, a varios putecos les vendría bien un buen recambio de personal, el MEV es mi testigo, pero no es ese el tema.

Por ejemplo, tomemos a la chica del canal de televentas, que la ves en el canal 41 del cable promocionando el grill que cocina sin aceite ni nada, que a la vez la ves en el canal 16 con uno de esos cositos a pilas que te trabajan los abdominales y que son los mejores porque no precisás entrenar y que, también en la pauta siguiente, te cuenta las maravillas del aparatito que abriendo y cerrando las gambas te trabaja todos y cada uno de los músculos del cuerpo para tener el físico que siempre soñaste con dos minutos de ejercicio por día, sin dietas y sin cirugías y que, curiosamente, también es el mejor.  Ella, que la primera vez que la ves está que se parte con la uña, pero que a los dos días de verla decir bobadas en todos los canales a la misma hora tenés ganas de darle con un hacha en la cabeza para que cierre la boca y donar las siliconas para la industria del plástico, también tiene derecho a llevarse el pan a la boca.

Son un montón de chicas lindas las que se quedarían en la calle.  Eso sería algo muy injusto.  Todo el mundo tiene derecho a ganarse el sustento (digamos que) honradamente, incluso las mujeres tontas.  Además, si cambiáramos el estereotipo, bajaría la demanda por cirugías plásticas, junto al posible colapso de toda una industria dedicada por entero a la vanidad estética.

Lo lindo vende.  Lo perfecto vende más.  Lo que te dicen que es perfecto vende mucho más.  No importa que una mujer ya sea hermosa. Hoy, cualquiera está dispuesta a gastarse unos buenos miles de dólares (si los tiene) para ponerse un buen par de tetas o al menos dejarse la boca como un bagre recién sacado del agua.   Que su boca fuera una maravilla es totalmente irrelevante.  La sociedad dicta que su boca no debe ser una boca, debe ser una trucha saltona que se pueda pintar de rojo furioso y allá va ella, a hacerse afear para conformar las formas.

Sin todo eso, también se atentaría contra la industria del entretenimiento.  Los productores de TV, los editores de revistas, los directivos de la industria del cine, todos deberían empezar a pensar, con el objetivo de ofrecer contenidos de calidad que hicieran pensar  un poco a quienes consumen esos contenidos.

Una población pensante sería terrible para el 99% de los gobiernos del mundo.  Eso implicaría que la mayor parte de la población adulta, productiva y altamente lobotomizada a base de mujeres plásticas que estimulan la líbido babienta que todos llevamos dentro, podría llegar a pedirles cuentas y a exigirles que hagan su trabajo y realmente representen los intereses de los votantes.

Mirá si vas a andar reivindicando bobadas.  Denunciar que las mujeres son vistas como meros objetos sexuales es antipatriótico!  Tener chicas tontas, pero infartantemente lindas, en la televisión, la prensa y el cine, que meneen generosamente su bamboleante aunque firme anatomía, es una cuestión de Seguridad Nacional en favor de la estabilidad de los Estados.

La persona que pretenda lo contrario será perseguida, juzgada, encontrada culpable, encarcelada, operada, ensiliconada y botoxiada hasta que quede apta para trabajar en la tele… o para ser pescada en el lago más cercano.

Claro que no hay de qué preocuparse.  Un lindo par de piernas bien torneadas y un culito de manzana siempre va a ser infinitamente más interesante que ponerse a pensar en la igualdad social, la exploración espacial, la política, el calentamiento global o la erradicación de la pobreza.  También más interesante que los libros… salvo que la revista Playboy se considere literatura.

Sin ir más lejos, yo siempre consumí Playboy por los artículos, vea.

 

Crédito fotos:

Anuncios

Una respuesta a “Cadena productiva

  1. La sociedad dicta que su boca no debe ser una boca, debe ser una trucha saltona que se pueda pintar de rojo furioso y allá va ella, a hacerse afear para conformar las formas. No te puedo dar la razón… ¡la tienes toda! 🙂

    beso

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s