Viento

En realidad lo bautizaron como Bombón, un nombre que me parece totalmente ridículo para un matungo, aunque Nacho lo llama Monguis, porque de a ratos parece medio bobo el caballo.

Es un tostado menudito, a medio camino entre alazán y zaino, de cara blanca, todavía con el pelaje largo del invierno.  Parece como si fuera medio cruza con criollo, pero es puro.  Puro caballo.

Anda un poco manco por la falta de una herradura y confianzudo para el trato que da miedo.  Con “A”, padre de la niña que es su “dueña”, han tenido algunos entredichos que derivaron en un conato pugilístico, mientras que Nacho se ligó un par de mordiscos hasta que transó en sobornarlo a base de manzanas, pan y, no lo hubiera imaginado, chocolates.

Mi relación con él es todo lo amistosa que puede considerarse y esperarse para habernos visto dos veces… bah, en realidad nos llevamos rebien con el bicho.  No sé por qué, pero los caballos son de esos animales que siempre me han gustado y son de los pocos con los que tengo paciencia… algo parecido a la paciencia.  Los considero sumamente inteligentes, o astutos en todo caso, y poseedores de un instinto finísimo.

Por alguna extraña razón detesto forzarlos o maltratarlos.  Generalmente les hablo no sólo como si pudieran entenderme, sino también como si fuéramos grandes amigos, cosa que quizás hable mejor de la inteligencia del caballo que de la mía.

Como sea, hoy tuvimos nuestro primer encuentro a la luz del día.  Los dos empezamos con cautela, como los casi completos desconocidos que éramos, pero pronto andábamos a los abrazos, salvando las distancias… y más tarde empezó lo inevitable:  empezamos a tomarnos la medida.

El problema, mejor dicho, el tema, es que la hectárea que él tiene para deambular y alimentarse, está casi totalmente cubierta por las gramillas quemadas por la helada del invierno, que son un asco; el rebrote viene llegando, pero todavía es corto y ralo.  En tanto, en el predio de al lado, un terreno solariego, la pastura artificial es exuberante y de un verde tan imponente que hasta yo quedo babeando de gula cuando la miro.  Entonces claro, si uno lo ata a un tronco, al rato ya está el caballo enredado (de ahí el mote de Monguis), pero si se lo deja suelto, el bicho, que será caballo pero no es ningún boludo, se va para el terreno de junto.

Lo admirable de él, es que a diferencia de los caballos en “El Alambre de Púa” de Horacio Quiroga, a este no lo contiene un hilo… ni dos.  Cuando querés acordar, el matungo está a dos cuadras de distancia, más contento que un tonto con un pito, comiendo a boca llena y más feliz que la mierda.

Me hizo reír mucho hoy, porque el hijo de puta se las ingenió para pasar al otro lado del alambrado donde literalmente los pastos son más verdes, pero luego a la hora de volver a casa, inexplicablemente el tipo no podía cruzar.  Probé de hacerle dar un rodeo, de levantarle los hilos del alambrado, de bájarselos y nada.  El tipo me miraba, impávido.  No tuve más remedio que desatar el alambrado. Viento me miró, agachó las orejas, resopló como rindiéndose a la cruda evidencia de que ya no había nada que le impidiera el paso, y se dejó conducir.

Sí, para mí es Viento.  En un principio pensé que tenía cara de Alfredo, y de verdad la tiene, en serio. Pero luego me acordé de que uno de los de la empresa se llama así y es medio animal y no me iba a poner a insultar al pobre bicho.  Así que me lo quedé mirando un momento y mientras le clavaba las vistas gravemente, el nombre surgió.  Surgió ante mis propias vistas, el nombre del matungo.

Viento.

Es un nombre perfecto y le calza justo, porque cuando llega es simpático, casi lindo, pero al rato ya jode bastante.

Creo que nos vamos a llevar muy bien.  Espero que crezca y se fortalezca pronto el vaso (casco) que tiene lastimado, así puede volver a llevar la herradura.   Me gustaría dar una vuelta en él, si él me dejara, parece buen tipo.

Anuncios

Una respuesta a “Viento

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s