En cuanto despiertes…

Oficina.  Viernes a la mañana.  Después de bastante rato como locos, con teléfonos, presupuestos, operativas e incendios varios que había que atender, nos tomamos unos mates con M.

Mientras me alcanza un amargo, M me dice, Sabés?  A veces me gustaría despertarme y que esto no haya sido más que un mal sueño.   No digo de ser millonario, ni estar en el Caribe ni nada de eso.  Pero vos sabés…

Sí, le contesto, tener una vida normal, básicamente.  Exacto!, se entusiasma.  Poder decirle al que trabaja conmigo, por ejemplo, Matá el 434, que hoy vienen los chiquilines a comer.  Qué coincidencia, sigo yo, yo también tengo esos pensamientos, aunque no muy seguido, sólo de lunes a sábados pero nada más que cuando me levanto.  Solo que en vez de matar un cordero, me gustaría poder levantarme tranquilo y decirle a alguien Haceme el favor y envasame 5 botellas del rosado del 4, que luego tenemos una comida.

Sí, dice M, sería fantástico.   Así que quedamos así, en cuanto nos despertemos de esta puta pesadilla, vos llevá el vino que yo pongo el asado.

Dale.

Anuncios

2 Respuestas a “En cuanto despiertes…

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s