La perfección

Hay temas que me resultan difíciles.  Me es difícil hablar de ellos, pero todavía más difícil es llegar a encontrar las palabras adecuadas, justas, para describirlos.

La felicidad es fácil de encontrar.  La felicidad consta de ser capaces de reconocer lo que tenemos.  No es conformismo.  Es aceptación.  Un vino, una música, una comida, la familia, los amigos, un estado de la mente.

Siempre se puede ir a más, eso es lo mejor de todo, pero la felicidad es aceptar en cada momento, el momento en el que estamos.  No hay otro.  El instante que vendrá, es este instante.  El instante que pasó, es este instante.  No hay mística.  Cada resiración, es esta respiración.  Sin interpretaciones ulteriores.

Hace unos días leía a Marcelo pidiendo por una disciplina que buscara el significado de las cosas.  A veces, muy a menudo en realidad, creo que tal significado no existe.  No importa por o para qué, ni con qué propósito, hay cosas que simplemente son. Sigo siendo curioso, sigo preguntándome cosas todo el tiempo, pero no me obsesiona la respuesta.

Quizás el significado esté dentro de cada uno, esperando el momento oportuno para manifestarse.  Quizás.   Quizás Marcelo tenga razón y el sentido sea buscar, encontrar, el sentido.

Buscar sentidos y significados llena la cabeza con hipótesis y posibilidades y datos y razonamientos que en ocasiones ocultan aquello que estamos buscando.

Es cuando vaciamos la mente que el sentido parece cobrar forma.  Es cuando dejamos de buscar la perfección, que nos abrimos al perfeccionamiento.  Toda actividad es perfectible, incluso nuestro entendimento y hasta aquello que nos parece realizar a la perfección.  Siempre podemos dar un paso más, por pequeño que sea.

Salvo que, presos de nuestro orgullo pensemos que nadie más puede ensañarnos nada más y decidamos, sin más, abandonar nuestra búsqueda por considerarla, precisamente, carente de sentido.

Aceptando el punto en el que estamos y regocijándonos en él, podemos luego dar los pasos necesarios para avanzar hasta el siguiente punto.  Si tomáramos como destino de ese recorrido el llegar a descubrir el sentido de ciertas coas, si por ejemplo esperáramos encontrar el sentido a un arte marcial al llegar a la perfección, o si esperáramos a llegar a cocinar la receta perfecta para saber lo que significa compartir una comida, seríamos incapaces de hacerlo.

El camino es infinito.

Tal vez el sentido de la vida, si lo hubiese, sea simplemente vivir.  [1]

—————————–
[1] Tal vez siga actualizando esta entrada… si logro aclarar mis ideas un poco.

Anuncios

Una respuesta a “La perfección

  1. Pingback: REFLEXIONANDO UN POCO « LA BOLSA DEL MERCADER

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s