Oook? Digo, NOOK!

Habemus libris electrónicus!  Finalmente tengo mi NOOK! Gracias, Z, por el servicio de courier desde los States!

Che, qué lindo es tener una biblioteca Online!  Puedo leer todo (todo lo de la biblioteca, que no es lo mismo que TODO) desde el aparatejo, pero también puedo sincronizarla con cualquiera de las aplicaciones Nook.  Es muy útil, por ejemplo, para leer en la compu de la oficina esos días en que tenés mil cosas para hacer y no sabés por dónde empezar.  Sincronizás y tenés todo marcado como en el lector.  Precioso, precioso.

Claro que no todas son rosas.  Hay algunas espinas de un palmo de largo que se te pueden enganchar en un… bueno, se te pueden enganchar.  Lo que salta a la vista, es que siempre dependo de la buena voluntad de Barnes & Noble para que mantenga mis contenidos on line.  Pero esa, dentro de todo, no es la más larga.

También me rompen soberanamente las pelotas dos cosas, que en realidad fue lo que hizo que me demorara tanto en decidirme a tener uno.  No me convencían, ni me convencen.  Primero, no ser dueño de los libros que compro, ya que en realidad lo que se compra es el permiso para leer los libros electrónicos.  Una estupidez.

Lo segundo, que es una espina que se engancha automáticamente y molesta a rabiar, es lo incómodo y poco intuitivo que es buscar en los catálogos de las librerías.  Con cientos de miles (millones) de libros, parece que a nadie se le ha ocurrido armar una paginita con un abecedario para los autores y otro para los títulos de los libros.  No puedo creer que sea tan complicado implementar eso, en lugar de las 7000 categorías al pedo.  No me importan los bestsellers de gente que no conozco.  Quiero ver, por decir algo, qué libros de XXXXXX (léase, Cicerón, Voltaire, Stephen King, Douglas Adams o Terry Pratchet) tenés en español y para Nook.

Sin embargo, para algo que parece tan lógico, algo que, irónicamente está en la tapa del libro, es casi imposible encontrar un puto resultado concreto.  O te larga todos los libros en español, incluidas las ediciones sólo en papel, o te larga todas las ediciones para NOOK, incluidas las ediciones en otros idiomas.  O te larga las ediciones para NOOK en español… de todos los autores.  Pero no lo que uno busca.  Nunca.  Ni sin querer.  Una mierda, oiga.  Amazon tampoco es ninguna maravilla en ese sentido.  No entiendo los criterios que se usan para armar esos sitios, ni quien idea la manera en que se realizarán las búsquedas y cómo se presentarán los resultados.  Desde el Proyecto Gutemberg a Google Books, nadie te la hace fácil.  Parece adrede; obra de sádicos.  Quizás lo sea.  Algún mecanismo perverso para obligar a comprar ciertos libros en determinados lugares.

De todos modos, con la opción de cargar tus propios archivos en los dispositivos, eso deja de ser una molestia mortal, para pasar a ser solo una molestia sobre la que se puede rezongar.  No es poca cosa tener algo válido para quejarse 🙂

Es impresionante el poder andar con miles de libros en el bolsillo… en un solo bolsillo.  El NOOK está bueno porque además de su propia memoria interna, admite tarjetas de expansión: hasta 32 GB con una micro SD, que fue lo que me decidió por este lector en lugar del Kindle.  Aunque el Kindle tiene otras ventajas que espero que Barnes & Noble incorpore pronto: por ejemplo, un diccionario como la gente inglés-español integrado a la lectura.  Es decir, te topás con una palabra que no tenés idea qué significa, das un click, y te aparece la traducción de manera transparente y sin engorros.  Fantástico.  Bueno, el NOOK no lo tiene.  Debería.  Sí te da, la posibilidad de que resaltes una palabra en inglés y te la busca en un diccionario on line.  Igual, no es tan maravilloso.

El sistema para organizar los libros, a pesar de que se agradecen los llamados estantes, que es una manera de separar los libros por categorías, tampoco se luce demasiado.  O sea, no es mucha ciencia y tampoco es especialmente complicado, pero es un poco así como precario, básico y no tan cómodo.

Al igual que el Kindle, te da las opciones tanto de marcar las páginas, como resaltar partes específicas del texto y tomar notas.  Esa parte es divertida.

Hace unos días me preguntaron por qué no un tablet.  Bueno, la respuesta la encontré de pura chiripa en la web:  imaginate que el tablet es una navaja suiza y el e-reader es una destornillador phillips.   La suiza puede atornillar tornillos phillips y además hacer otro montón de cosas.  El destornillador phillips sólo puede atornillar tornillos phillips, pero lo hace mucho mejor que la navaja suiza. Por favor, Pequeño Demente, no intentes unir dos piezas de madera usando un libro.  Tampoco intentes atornillar un tornillo phillips usando un NOOK como herramienta. Todo es en sentido figurado.  Yo lo que quiero es leer, y este aparatito es una maravilla para lograr eso.

Lo mejor de todo? El coso admite documentos PDF e ePub.  Con las decenas de miles de libros que tengo en formato electrónico, tengo amortizada la compra varias veces desde antes de comprarlo.  Es más, podría comprar otro NOOK de repuesto más un par de Kindles y todavía seguiría siendo un negocio brillante.

Para convertir mis documentos a los formatos que me pide el lector, uso un programita llamado AVS Document Converter 1.0 [torrent], que aunque es un poco lentón y bastante básico, funciona sin dramas y me permite trabajar con PDF, DOC, DOCX, HTML, ODT, RTF, TXT e ePub.

También, si compro alguna novedad, además de ser más baratas que los libros de papel, las tengo disponibles en un minuto, sin esperar las tres semanas o hasta un mes que demoran los envíos postales.

Feliz el loco con su NOOK… más que feliz, ando lo más Pancho.

Actualización 8-11: El AVS Document Converter está bien, pero hay algunos detalles que no contempla.  Uno fundamental, es que no permite indicar el tamaño de la fuente de salida para los ePub, por lo que al cargar el archivo en el lector, la letra queda diminuta sumado a que no deja que el  Nook la escale.  Resultado:  la lectura no es tan cómoda ni placentera.

Solución: me pasé al Calibre, que además de todo, es gratis y open source.  No es tan intuitivo o directo como el AVS, pero tiene algunas grandes ventajas.  El tipo de ePub que saca es altamente personalizable y permite trabajar cómodamente con los metadatos (título, autor, etiquetado, etc.), lo que redunda en una mayor facilidad para gestionar los contenidos.  También permite trabajar en lote.  La contra:  es bastante odioso a la hora manejar la biblioteca, ya que crea una carpeta por autor y una subcarpetas por título; dentro de cada subcarpeta están las distintas versiones de un mismo libro (PDF, RTF, ePub, Mobi, etc).  Es una transa, ya que terminás con unas estructuras de archivos bestiales.  Supongo que es cuestión de costumbre.  También está el hecho de que no me deja, o no he descubierto cómo, actualizar los contenidos de la biblioteca indicando una carpeta.  En lugar de eso, cada vez que agregás un libro, tenés que decirle al Calibre cuál es y dónde está, para que lo indexe.  Jode.  Por lo de más, muy bien.

Anuncios

5 Respuestas a “Oook? Digo, NOOK!

  1. ¡¡Que lo disfrutes!! y ya me contarás si efectivamente se puede leer con el sol dando en la pantalla… y con las gafas de sol puestas… y si no se cansan los ojos más que con el papel… y si no te quedas sin batería buscando qué leer

    beso-te

  2. Congrats!!!!!

    La put… madre! me quemás los libros como regalo!
    Pero ya encontraré el libro que con la nook, no encontraste o encontrarás! 🙂

  3. Luz: Gracias. Creo que todo lo que dicen es ciertísimo en cuanto a que la experiencia de leer es casi igual que con el papel. Tiene que ser una luz fuertísima, en el ángulo justísimo para que se refleje en las justísimas vistas 🙂

    Flaqui: Bueno, tener el nook no quita que hace dos minutos me haya comprado un libro de papel: El Mate 🙂 Son encantos diferentes. Además los lectores se manejan con texto a las mil maravillas, pero en cuanto a las imágenes, sus capacidades son muy limitadas. Así que por ejemplo, es rarísimo encontrar libros de cocina, o libros de tallas, o en fin… libros con dibujitos lindos 🙂 Ya sabés 😉

  4. Y sí, leyendo tanto de la pantalla era obvio que ibas a agarrar para ese lado 😛
    La verdad es que es una reverenda cagada cómo el libro en realidad no pasa a ser tuyo. Cuando uno se compra un libro en papel, puede prestarlo, leerlo chiquicientas veces, regalarlo… y ahora?
    De todas formas, que lo disfrutes! (que ya sé que lo vas a hacer)
    Ah! sabés que en una librería del Mdeo shopping vi varios libros de Mundodisco? te iba a decir hace años.

    • Sí, esa parte, la de no ser dueño de lo que comprás, jode bastante. Igual, hay cosas maravillosas para comprar en línea por una bicoca… una bicoca rebajada! Compré un libro que contiene 25 textos filosóficos completos por U$S 0.99, disponible instantáneamente (linda palabra) en mi biblioteca. Un delirio. Pain, Platón, Hume, Russell, Nietzsche, Okakura, Descartes, Kant, Maeterlink… una panzada de ideas!

      Buen dato, el de Pratchett! Gracias!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s