Teoría de la infinitud de los bichos molestos

Dado un número finito de insectos, pero bestialmente grande y…

Dado un número finito de unidades de superficie, pero también espachurrientamente grande…

Cuanto más pequeña sea la unidad de superficie y cuanto más molesto sea el bicho…

Más cantidad de bichos por unidad de superficie vas a encontrar.

No importa cuantos mates, siempre otro ocupará su lugar…

En ocasiones más de uno.

Muy a menudo más de dos.

Expláyome:

Ejemplo 1: Podés caminar años enteros por tu jardín sin ver un solo caracol.  Si no fuera porque se las ingenian para comerte las plantas, parecería que no existieran.   Ponés el veneno en todo el perímetro de la huerta.  Mueren algunos caracoles.  Vas concentrando las plantas, para no usar tanto veneno.  Ponés veneno de nuevo.  Mueren algunos caracoles… más que al principio.  Ponés veneno en dos o tres lugares claves… siguen cayendo caracoles, cada vez más.  Pero el jardín es siempre el mismo.  Y se supone que los caracoles en algún momento deberían acabarse.  Pero siguen llegando.  En bandadas!  Los muy hijos de moluscos promiscuos que cobran por sus servicios.  Parecen infinitos.

Ejemplo 2: Llegan los calores.  Llegan las humedades.  Eclosionan los culícidos.  Esos inoportunos, molestos, irritantes y nunca bien ponderados dípteros nematóceros del orto, conocidos en ciertos ámbitos ortodoxos como esos-mosquitos-de-porquería.  Estás en el jardín y siempre se te prende alguno.  Es normal y esperable desde el momento en que estás en su casa.  Te vas para adentro de tu casa.  Un lugar cerrado de menores dimensiones.  Sigue habiendo mosquitos.  Mata mosquito!   Mata!  Mata!

Sigue habiendo mosquitos.

Te vas para el dormitorio.  Un lugar que tenías cerrado y presuntamente inoculado, ya sea con espirales, aerosol, pastilla o vaporizadores o  una mezcla de varios.  Es tu bastión.  Tu habitación es más impenetrable que el estado patrimonial de Berlusconi.

Sigue habiendo mosquitos.

Te escondés abajo de las sábanas, tu última línea de defensa.  No hay más lugar donde esconderse ni al que correr.  Más desesperado que Marta Sánchez y sin saber qué hacer.  Te sofocás de calor y sudás como testigo falso, pero no te importa.  Lo único que queda afuera es la punta de la nariz.  Y escuchás el fatídio IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHHHHHHHHHH que se aleja y vuelve, más insistente que el peor remordimiento e igual de inmisericorde.  Empezás a hacer cálculos, a ver si podés adivinar la distancia y el timing justo… y arrancás a los manotazos.  Te curtís a sopapos y cachetadas a un ritmo frenético que hace que te sientas como un completo imbécil, subnormal y masoquista.

Por allá, más debido a la suerte más perra que a tus cálculos ridículos, hacés mierda al mosquito hijo de siete mil putas.  Prendés la luz de la mesita para estar seguro.  Ves las patas encogidas y la gota de sangre que marca el lugar en el que antes existía un mosquito en algún lugar de entre tus dedos.

Apagás la luz.  Te despatarrás en la cama, ya libre de la asfixiante carga de las sábanas y dispuesto a tener, al fin, la oportunidad de descansar un poco.

Sigue habiendo mosquitos.

Esta vez son dos.  Lo descubirís cuando, en una explosión de rabia incontenible, prendés la luz y cazás la alpargata, dispuesto a demoler el mundo entero con tal de matar al bicho inmundo.

Pero son dos.

Son dos y no tienen un pelo de boludo, los mosquitos.  Así que se ponen donde no podés verlos, como si supieran, y esperan.  Porque saben que finalmente vas a irte a dormir y a quedar a su merced.  Porque vos sí que sos un boludo.  Integral, no solo los pelos.

El reloj marca la 1:37 a.m.

Vuelta a empezar.

No importa que termines matándolos a los dos.  Siempre otro tomará su lugar.  Como si fueran infinitos.   Como si fueran infinitos e hicieran cola para entrar al cuarto, pero sin pecharse.

No.  No voy a hablar de las arañas.

No, de las cucharachas tampoco.

Son igual de infinitas que los caracoles y los mosquitos.

Anuncios

12 Respuestas a “Teoría de la infinitud de los bichos molestos

  1. ajjaaj
    Pero es cuando te molestan los mosquitos, tb te tapas hasta la cabeza.. pero te das cuenta que te pica la pierna, antes de llegar al pie.. y pensás, cómo puede ser??? estoy completamente tapada… Frente a la intriga, abrís toda la cama y ves un punto negro, ja.. decís.. debe de ser una pelusa.. pero no .. es un put.. mosquito dentro de la camaaaaa! entendes!??? no afuera, dentro.. gracias a Dios, parece que a patadas sí se los puede matar!

  2. Peor.. era la primer palabra

  3. Esas son pulgas, nena! Porbablemente debidas a una deficiente higiene 😉

  4. Pulguienta! JUAJUAJUAJUA!

  5. jajajajajajajajaj
    Muy feo lo tuyo… tratar así a tu propia hermana.. ya vas a ver!

  6. 4 palabras: repelente en la oreja!

  7. Es como el hotel de hilbert pero con mosquitos. Maravilla.

    Footnote:
    https://en.wikipedia.org/wiki/Hilbert%27s_paradox_of_the_Grand_Hotel

    • Fascinante. Ahora, en la versión en español de esa página hay una inconsistencia importante, creo, en el enunciado de la última paradoja.
      Dice: El recepcionista permaneció inmutable, por lo cual tomó tranquilamente el micrófono y se comunicó solamente con las habitaciones cuyo número fuera primo (p distinto de 1) o alguna potencia de éstos (p^n), les pidió que elevaran el número 2 al número de la habitación en la que se encontraban ((p^n)^2) y se cambiaran a esa habitación.

      Si elevaran el número 2 al número de la habitación, la notación no debería ser el número 2 elevado al cuadrado,como aparece en el artículo, no? O está mal la notación, o está mal el enunciado

    • Hilbert fue uno de mis mejores alumnos.

  8. Pingback: Let me eat my burrito! | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s