Tentempié verde de pan chapati con queso blanco y ajo asado

Ja!  Tomá nombre pa’l sanguchito!  Esta pequeña receta de cosecha propia surge a raíz de un montón de factores aleatorios que se unieron en el momento justo.

Primero: tenía pan chapati.  El chapati es un pan ázimo, chato, hecho con harina integral de trigo, originario de la India.  Lleva un poco de trabajo, porque se cocina sobre una plancha caliente, pero es muy sencillo de hacer.

Segundo: por error compré queso blanco (light), que es bastante más ácido que los quesos comunes de untar y no sabía qué hacer con él.

Tercero: me habían quedado un atado de rúcula y otro de radicheta en la heladera y tenía que sacármelos de encima antes que se echaran a perder

Cuarto (y fundamental): vi esta receta en Gastronomía & Cía: Patatas asadas con piel o Robe des champs.  Una receta muy sencilla y que invita a probarla, que utiliza crème fraîche, una salsa fermentada, ácida, de origen francés hecha con nata y manteca.  Lo curioso, es que la textura de esa salsa, es muy, muy parecida a la del queso blanco.  La asociación fulguró en mi cabezota!

La cosa es así: era para cenar en el momento, por lo que no tenía tiempo de preparar la crème fraîche.  Tenía las papas pero no quería comer solamente papas, así que por qué no armar una ensalda verde como acompañamiento?  Y cómo vas a comer sin un pedacito de pan?  No seas peleadora!

Así que el invento salió como sigue:

Ingredientes (para 6 a 8 sanguchitos): 6 a 8 obleas de pan chapati, un atado de rúcula, un atado de radicheta, entre 50 y 100 gramos de queso blanco, una cabeza de ajo asado, un puñadito de albahaca fresca picada, un poco de salsa Worcestershire, o de tabasco, si no te gusta el sabor avinagrado de la Worcestershire, pimienta negra recién molida, sal y aceite de oliva extra virgen.

Elaboración:  Picá finitio los verdes, mezclalos y aderezá la ensalada con un poco de aceite de oliva y sal; reservar.  Mezclá el queso blanco, con el ajo asado, con un chorrete de aceite de oliva, con la albahaca.  Eso lo condimentás a gusto con un poco de sal, pimienta negra y la salsa tabasco, o Worcestershire… o ambas… o el picante que quieras (cayena, guindilla, putaparió, jalapeño, comovengasiendo).  No mucho sin embargo, nada más que para darle un poco de “temperatura de boca”.  Mezcla bien todo hasta lograr una pasta homogénea que pueda untarse fácilmente.

Tomá una oblea de chapati, untala con la salseta de queso blanco y ajo, doblala al medio como si fuera una tortilla mexicana (para eso tiene que estar flexible, ya que de lo contrario se quiebra), y rellenás con la ensalada… y adentro!

La combinación del ácido del queso, con el amargo de las verduras, con el sabor suave pero delicioso del ajo asado, y la consistencia del chapati, es imponente. 🙂

Las papas?  Las papas no importan!  Podés mojar las papas en la salsa, que no quedan mal, pero la verdad es que de protagonistas, terminaron teniendo un papel más que sencundario.

Querés foto?  No existen! Era de noche, tenía una lamparita quemada y había hambre en el cuadro! Además: Chaca-Chaca-Chaca (picando la verdura).  Claque-Claque-Claque (batiendo la mezcla en el bol inox).  Chaf-Chaf (untando el menjunje en el pan).  Y a otra cosa.  You don’t need photo!  You need pila!  Lleva pila, amigo!  Buena pila!

Cocina con alegría y buen provecho!

 

 

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s