Salto a la fama: triple mortal con entrada vertical y la nariz tapada con los propios talones

Conozco al primo de un amigo de mi vecino que vendió un riñón por el incunable, y para él casi inconseguible primer número de la revista Orsai, agotado, fuera de imprenta y del que, según palabras del Editor Responsable, no habrá reimpresión.

Robert Ito, que así se llama el primo de un amigo de mi vecino y que no tiene nada que ver con el actor canadiense conocido por sus participaciones en las series Kung Fu, Star Trek y tantas otras, es hijo de un hombre bastante feo llamado Albert Ito y de una mujer bastante sufrida, llamada Corajuda Blah, a la que todos en el pueblo conocían como “la corajuda que se casó con el Albertito que mirá que resultó ser feo el loco y blah, Blah, BLAH”.  BLAH, Blah y blah, son tres primos hermanos de Corajuda, nombrados todos iguales por unos padres inescrupulosos de cortísima imaginación.  Los identifican por la altura, siendo el más bajito el del nombre con todas mayúsculas (para compensar) y el más alto el de nombre con todas minúsculas.  La diferenciación al llamarlos se da al poner distinto énfasis en los nombres, cosa bastante engorrosa, ya que cuando alguien se enoja con el alto y lo llama a los gritos, suele venir corriendo BLAH, el más bajo de los hermanos, generalmente presa de una profunda confusión.  A su vez, cuando la novia de Blah le dice “te quiero, Blah”, bajito al oído, el pobre infeliz no sabe si la mina se lo dice a él, o si está pensando en su hermano de mayor estatura, al que suelen llamar en susurros.  Así que ya saben: Padres, pónganse una puta pila a la hora de nombrar a sus hijos!  En fin, cosas más raras se han visto en el mundo.

Volviendo a una de las ramas de nuestro tema central, Robert, además, está felizmente casado en segundas nupcias con Somorguja Cansada, una mujer tan haragana que debería haberse muerto de un infarto a los 18 años pero no lo hizo porque era mucho trabajo.

Como todo el que busca lo suficiente y con suficiente determinación, Robert finalmente encontró a alguien dispuesto a cederle su ejemplar.  Un salvaje empresario dueño de algunas publicaciones tradicionales, que debido a la peculiar y revolucionaria filosofía de la revista se había visto empujado a la desesperación y el alcohol.  Esto le causó, además de cirrosis, el colapso casi total del sistema renal.  El precio era bastante elevado: Robert debía entregar un riñón a cambio de esa revista.

El chabón, bastante kamikaze, no lo dudó.  Hubiera dado los dos riñones y medio hígado con tal de tener ese objeto tan preciado.  Aunque menos mal que era kamikaze pero no imbécil, así que no comentó que el trato le parecía una bicoca.  De lo contrario hubiera estado en el horno.

Cuando despertó de la operación, dolorido pero feliz, cayó en la cuenta de que no podía encontrar el fruto de su sacrificio por ningún lado.  Su amargura fue grande y negra.  Casi tanto como el keniata respingón que lo operó.  Más que el riñón perdido o el semejante tajo resultante, tan grande que más que cicatriz le dejó una cicatroz, lo que le dolía era la estafa: la revista no estaba.

En realidad, fue víctima de una broma un tanto pesada.  Ya que el cirujano, aunque competente y metódico, era tremendo hijo de puta y para jorobarlo, le dejó la revista adentro. El pobre Robert no se animó a ir a hacerse operar de nuevo para sacarse el literario tesoro.  Pasar por boludo?  JAMÁS!  Y si le robaban la revista luego de sacársela?  Ni pensarlo!  Y de todos modos, cómo iba a justificar la operación por la que le faltaba el riñón? Iba a decir que lo había tajeado con impunidad un negro mala leche?  Eso habría sido considerado un comentario racista por cualquiera lo suficientemente dado a interpretar las cosas fuera de contexto y sin dedicarles un mínimo de reflexión.

Pero ya se ha dicho de la necesidad que no sólo es madre de la inventiva, sino que también tiene cara de hereje.  El flaco fue a Brasil y estuvo de visita en un viejo hospital abandonado.  Y gracias a la Providencia ahora va leyendo con la ayuda inestimable de un equipo de rayos X que casualmente cayó en sus manos… porque resulta que al final y contrario a lo que se ha dicho, la tinta de la revista sí contiene plomo, lo que mejora el contraste infinitamente más que si no lo contuviera.

Sin embargo, lo que realmente lanzó a la fama a Robert Ito, no fue su resistencia desmedida a la radiación.   Robert Ito debe su éxito y estrellato inefables a algo que no es visible o cosmético.  Por una vez en la historia de la Historia, alguien es famoso esencialmente por algo intangible e invisible: su tenacidad.

Robert fue a la India a recibir, tenazmente, las enseñanzas de un fakir y un yogui; luego a China a un templo shaolin para desentrañar, tenazmente, los entresijos de la meditación chi kung y su respiración abdominal; para terminar en una aldeheuela casi perdida en las selvas malayas donde aprendió, tenazmente, técnicas inauditas e innominadas con las que poder contorsionar su cuerpo más allá de lo que deberían ser los límites humanos y que desafían abiertamente lo dispuesto por la naturaleza en una primera instancia. (*)

(Jajaja!  Probá de leer esa última frase-párrafo de un tirón y sin respirar!)

Su tesón y trabajo dieron resultado, ya que esos conocimientos y disciplinas lo dotaron de una asombrosa habilidad:  con un par de movimientos abdominales, es capaz de abrir la revista y dar vuelta las páginas a voluntad.  Porque por más rayos X que tengas a mano, no es tan sencillo leer una revista incrustada en la cavidad abdominal, sobre todo si está cerrada.  Como todo el mundo sabe, siempre es más fácil leer una publicación que esté abierta.

Hoy en día, Robert Ito está incursionando en el campo artístico, ya que pretende que su modo de leer la Orsai es, valga la rebuznancia, un arte, por lo que está preparando una muestra con las placas que le sacó a la revista que celosamente conserva en su interior.

También, como forma de hacerse ver y pasar por excéntrico, y ante su fastidio por los diminutivos, está pensando en cambiarse el nombre a Robert O.


Disgresión:
(*) alguna vez probaste ingresar “ugly contorsion” como búsqueda de imágenes en Google?  Nunca imaginé que pudiera salir tanta foto porno!  Aunque la chinita deshinibida es pasmosa!  Vos viste hasta dónde levanta la gamba la hija de puta?  Brutal!  Está todo el mundo advertido por las palabras “foto porno“.  Se entiende, verdad?

Esto, más que irme al carajo, es un overkill en toda regla!

Anuncios

14 Respuestas a “Salto a la fama: triple mortal con entrada vertical y la nariz tapada con los propios talones

  1. No tuve otra que buscar “ugly contortion” en Google Images.

    • No entiendo cómo podés llamarte “matemático” con semejante desprecio por los detalles.
      ugly contorsion
      contorSSSSSion
      con essssse 😉

  2. Los resultados no son tan diferentes. 😉

  3. Pasame de eso que fumás, que malo es el invierno…

    P.D. Si marcas “ugly contortion” y le das a “search con google” te lo cambia por “ugly contortion”, por lo que si luego le das a images te pasa lo que a Bruno (y a mí)

  4. Bueno, no sé qué sub google estarán usando, el google.com, por una vez en la vida, no me corrige la ortografía.
    los resultados de “ugly contortion” son distintos de los de “ugly contorsion” 🙂

  5. En images sí, en google normal no (en mi caso) y para los comodones es seguir el procedimiento indicado…

  6. O sea, en images no lo cambiam en el normal sí, ¿mesentiende? 😀

    • Hey! Bueno, tío, yo fui bien específico. Si no podés seguir una instrucción tan simple, no sé qué decirte, en realidad.

      Tampoco es para tanto: Una china degenerada que levanta la pata hasta rascarse la oreja con la rodilla. Lo de todos los días, vamos. 🙂

  7. estás mal de la capocha! ja

  8. qué loco estás, amor, qué hermosamente loco!!!! vivaaaa!!!! 🙂
    y CLAP CLAP CLAP, de pie, a los gritos, sin parar.
    el arreglo que le hiciste a Blah es fantástico!!!!
    (pobre ml, se perdió entre las nubes 😉 )

  9. ¡Buenazo Pancho! Coincido con Ali con lo de Blah, ¡ah! yo tampoco encontré a la china contorsionista, y casi muero tratando de leer el párrafo de corrido. Voy a seguir bichando. Nos ve!

    • Gracias!

      Leyéndolo rápido, también es difícil.

      Pucha! Tenés el safe search desactivado? Tenés que arrancar desde la búsqueda de imágenes. La cantidad de fotos porno varían, pero la chinita siempre está en los primeros puestos.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s