Maldad

Revisando una libreta vieja di con este texto…


Con el exceso de lluvia, los plumerillos (calistemos) se cubrieron de flores, rojas como sangre, y junto con ellas, volvieron los cuatro colibríes.  No los había visto en todo el verano y se extrañaba su presencia.  Parecen tener menos miedo de mi persona que en los años anteriores.  Me ven y revolotean a mi alrededor, como pequeñas llamaradas danzantes que me roban, cada vez, una sonrisa invariablemente feliz.

Hace un par de días, dos de ellos protestaban airadamente en vuelo estático a la altura de la copa de uno de los ciprés y, como respondiendo de mala gana a la recriminación, apareció un pirincho caminando torpemente sobre una de las ramas superiores.  Se lo veía indiferente, como investigando a qué venia tanto alboroto, pero sin que le importara ni mucho ni poco.  Los colibríes se lanzaban en picado y hacían agresivas acrobacias, pero el pirincho permaneció inmutable.

Hoy volví a verlo.  A él, a su pareja y a un joven pirinchito.  Son lindos, simpáticos.  En general se los puede ver en bandadas, como clanes, de 15 o 20 individuos, despreocupados y vochincheros.   Hacía mucho que no veía una familia de estas aves en casa y me alegró verlos.  Fue una especie de reconciliación con mi niñez, época de algunas de mis más oscuras maldades.
Oh, sí, las recuerdo.  A todas.  Las recuerdo como se recuerda a un viejo enemigo, como quien evoca antiguos desaires.

No tendría más de nueve o diez años de edad cuando recibí mi primer arma: una carabina de aire comprimido calibre 5.5 mm, el equivalente a un calibre .22.  Una chumbera!  Mía!  Para usar a mi entera discreción.  Lineamientos generales y de seguridad:  Si no tiene pólvora, no es peligrosa, y no apuntes a la gente, los bichos de la casa, las gallinas o el ganado.  Dentro de esos parámetros, todo estaba bien.

Pleno campo.  Pleno verano.  No escuela.  No adultos.  No obligaciones.  Plena libertad.   Toda una tarde a mi disposición.  Luminosa.  Cálida.  Cincuenta balines en el morral de tela atado al cinturón y otra caja entera en el bolsillo del pantalón.

Cerca de la casa de mis abuelos, a menosd e un kilómetro, había un pequeño monte de eucaliptus muy jóvenes.  Menos que un monte; una islita de tres o cuatro hileras de ancho por unos doscientos metros de largo.  En él anidaba un clan de pirinchos.  Vocingleros.  Acostumbrados a los humanos a fuerza de ir a buscar insectos en cuanto pasaba el arado.  Confiados…

Tan confiados…

La maldad puede tener muchas formas.  A veces con un objetivo dictado por la codicia, el afán de poder, etc; es el tipo de maldad generada cuando se cree que el fin justifica los medios.  Otro tipo de maldad, casi tan común como la primera, es la realizada por las personas que tienen el alma putrefacta; son las que encuentran solaz en el sufrimiento que provocan.  Sin embargo, una de las más abyectas formas de maldad es la que se realiza sin ningún fin, porque sí, con indiferencia; a veces incluso sin tener conciencia de qué es la maldad.

Solo mucho tiempo después, más de dos décadas, llegué a calibrar mis actos de ese día, la matanza, el daño, lo definitivo de apretar el gatillo, lo inútil.  Sin siquiera la mala excusa de alimentar a los gatos.

Anuncios

4 Respuestas a “Maldad

  1. A propósito… este es el post 2100! Cien veces la mitad de la verdad 😉

  2. Pues para festejar los 2100 o las cien veces la mitad de la verdad y partiendo de la base de que ya estamos a 26 de Octubre: FELICIDADES Panchito guapo. ¿Cuántos han caído, mi chico? … ¿sólo esos?… bah, yo te gano 😉

    Que tengas un hermoso fin del día. Tantos besos como años

  3. la crueldad de los niños…
    “cien veces la mitad de la verdad”? me entreveré 🙂
    y fue tu cumple? en ese caso, que los cumplas feliz!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s