Lenguado con papas especiadas y verduras al curry

Irse de vacaciones implica, en mi caso, una abundancia de tiempo libre.  Básicamente, todo el tiempo es libre.   Hay personas que trazan un pormenorizado itinerario y se pautan una agenda de actividades, como para no desaprovechar un solo instante. Pero eso no funciona para mí.  Por el contrario, es una fuente de stress que se contrapone al objetivo primario de las vacaciones, que es, precisamente, dejar toda la mierda estresante en stand by por unos días.

Se duerme cuando hay sueño, se come cuando hay hambre, nos movemos cuando el cuerpo lo pide.  Si no, no.  Nada forzado.

Aunque eso no es excusa para hacer las cosas a lo improvisado.  Y si me dan ganas de cocinar?  Con tanto tiempo libre es inevitable.  Bien.  La casita que alquilamos seguramente tendrá algunos cacharros… pero y si no fuera así?  Con esta previsión el resultado es que de las dos mochilas que componen mi equipaje, una va llena con algunas especias, tabla, cuchillos, rico aceite de oliva y una de mis sartenes todo-terreno-pa-lo-que-guste-mandar, alta (casi una sauté), de chapa negra,  que luego de curada es casi como teflón, pero con la ventaja de que las podés refregar sin culpa.  Fue un acierto total!  Porque la cocina estaba equipada a la perfección, pero a la perfección de una casa de playa.  Así que tenía una cosita de cada una y la cuchilla era una pena, más apta para apuñalar una hogaza de pan que otra cosa.

Costa del Atlántico.  Pueblo de pescadores.  Entonces comamos pescado.  Llevé algunas recetas, pero me faltaban ingredientes y eran de una complejidad ligeramente mayor a lo que me apetecía.  Solución:  nada demasiado elaborado, que estamos de vacaciones.

Así que bien, veamos los ingredientes:  600 a 800 g de filetes de lenguado (o cualquier pescado blanco de carne consistente), seis papas medianas, dos zanahorias, un morrón rojo, dos o tres zapallitos o zucchinis, una cebolla mediana, cuatro dientes de ajo, un puñadito de perejil fresco, un puñadito de aceitunas sin carozo, pimienta de sichuan, pimienta de jamaica, pimienta negra, aceite de oliva, curry en polvo, un poco de harina, un limón y sal.

Primero, cocé las papas en agua hirviendo, sin pelar, hasta que estén tiernas.  Si son muy grandes, partilas a la mitad a lo largo.

Mientras se cuecen las papas, cortá las zanahorias, el morrón y los zapallitos en juliana, y la cebolla en aros, aros o pluma, como quieras.  Reservá.  Ah, a los zapallitos retirales las semillas, si querés.

Picá bien finito el perejil y el ajo y mezclalos.  También picá las aceitunas.  Gruesitas nomás.  Reservá.

Cortá los filetes de pescado en postas que puedas manejar con la espátula, para que sea fácil darlos vuelta.  Poné un poco de harina en un plato y el ajo con perejil en otro.  Pasá el pescado primero por el ajo con perejil de ambos lados y luego por la harina también de ambos lados.  Reservá.

Poné el horno a calentar, con calor arriba y abajo a 200 ºC.

Cuando las papas estén listas, cortalas en octavos, de forma que queden en casquitos.  Colocalas en una fuente de horno u asadera, espolvoreales una poca de pimienta negra, de sichuan y de jamaica, un hilo de aceite de oliva por encima y un poquito de sal.  De todo, un poquito.  La idea es que cada ingrediente aporte su aroma, pero que ningún sabor sabor particular tome el mando.  Poné la fuente al horno.  Si tenés un molinillo con mezcla de 5 bayas, como puede encontrarse en cualquier supermercardo, sirve a las mil maravillas, también.

Poné una sartén a fuego vivo y poné dos o tres cucharadas de aceite de girasol a calentar.  Agregá la zanahoria y saltaeala en primer lugar un mintuo, ya que es lo que lleva más tiempo de cocción.  Luego agregá el morrón y la cebolla  y seguí saltaeando todo, removiendo para que nada se queme.  Salá con moderación, para que los vegetales suelten un poco de líquido.  A los dos minutos, agregá el zapallito y una cucharadita de curry.  Salteá otro minuto y retirá la preparación del fuego, a fin de que quede todo ligeramente crocante.

Acá estamos en pleno verano, así que no hay necesidad de mantener la temperatura.  Si nos leés desde un lugar frío, tenés dos alternativas: o hacés el salteado a la vez con el pescado, o reservás esta especie de ensalada en caliente.  A tu gusto.  Jijiji… a las verduras con curry le queda un color sepia, que parecen sacadas de Instagram, pero con onda 😉

Da vuelta las papas para que se doren de ambos lados.

Limpiá la sartén, poné una cucharada de aceite de oliva a calentar a fuego medio y andá colocando las postas de pescado.  Te van a llevar dos o tres minutos de cada lado, aproximadamente.  Promediando la cocción, agregá las aceitunas picadas, junto con una cucharada de su salmuera.  Si tenés unas alcaparras, también podés agregar una cucharadita.  La combinación pescado a la plancha + aceitunas + alcaparras es fabulosa.

Cuando falte un pelo para terminar la cocción, agregale un buen chorro de limón.  En cuanto se evapore, en 30 o 40 segundos, retirá del fuego.

También las papas!

Servir sin tardanza.

Acompañar con un buen vino blanco torrontés bien fresquito, que marida bien con el pescado con limón y con los sabores de oriente del curry a la vez.

Es mucho más largo de contar que de hacer.  En 40 minutos estás comiendo a todo tren.  Lo divertido de esta pequeña receta, es cuando se combinan los sabores y las texturas de las tres cosas.

Ya!

Cocina con alegría y buen provecho!

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s