Cosmos, de Carl Sagan.

Terminé de leer un par de libros.  Maravillosos, aterradores, esclarecedores y tristes.  De esos que rompen esquemas y abren cabezas y sacuden cimientos.  En la escala arbitraria y escasamente autorizada de 42, es el primer 8 del año y el primer 9.  No imaginé que fuera a encontrarlo tan pronto.

Fue una experiencia triste, sin embargo.

En esta oportunidad voy a hablar del primero de ellos:  Cosmos, de Carl Sagan.  Carl Sagan es uno de mis ídolos de todos los tiempos.  Recuerdo claramente que con poco menos de 10 años secretamente esperaba que papá volviera tarde del trabajo para poder ver completo algún capítulo de la serie científica más impactante de la que tengo memoria.  Cuando el viejo llegaba, ponía algún noticiero y mis protestas eran acalladas con un escueto: no pierdas tiempo con esas bobadas.

Estimo que papá, un tipo laburador y pragmático, no tenía tiempo ni fuerzas para estudiar los mecanismos del universo; le bastaba con saber que la maquinaria funcionaba.

Más allá del recorrido que nos da Sagan por el largo camino transitado por la Ciencia y los Hombres y Mujeres que la impulsaron, cosa que es un viaje fascinante e iluminador, me conmueve profundamente su enfoque humanista, su optimismo en que nuestra especie en realidad es más y mejor de lo que suele mostrar y, por qué no, lo que para mí es casi ingenuidad al pregonar la unidad, más allá de religiones y razas e ideologías vacías impulsadas nada más que por el ansia de poder y la codicia.

Es un libro bellísimo, épico en su escala, comprensible más allá de toda duda, pero a que la vez me resulta muy triste.  Porque me da la impresión de que parecemos no haber aprendido nada en todo este tiempo.  Sus llamados a la razón y a la cordura apenas parecen haber tenido ecos.  Me causa desazón y zozobra que una persona tan sabia e influyente, con un legado tan espléndido, que tocó tantas vidas y mentes, no ha sido escuchado y tomado tan en consideración como merece.  Que no se promueva la grandeza de la que somos capaces por culpa de intereses particulares, dogmas ridículos o por un puñado de dólares, es criminal.

Creo que este libro debería ser de lectura obligatoria para todos los estudiantes del mundo.  Dos veces.  La primera, cuando comienzan la educación secundaria, para estimular la curiosidad y la sed de descubrir.  La segunda, antes de terminar la secundaria, para discutir y explorar las implicaciones filosóficas.  Incluso podría incluírselo dentro de los programas de literatura, para analizar la forma magistral de explicar y exponer y despojar de complejidades innecesarias cada idea.  Hay una versión ilustrada de unos 55 MB, muy recomendable, en

acortalo “punto” com/gtv99h

Anuncios

2 Respuestas a “Cosmos, de Carl Sagan.

  1. ¡Muchísimas gracias por compartirlo! Creo que debo darle una oportunidad, nunca terminé de ver la serie (aunque está ahí en mi disco esperándome) y el libro ciertamente valdrá la pena. Sólo escuché frases de Sagan sueltas, cada una más profunda que la anterior. *Tengo* que leer este libro. ¡Gracias nuevamente!

  2. Pingback: Libro: Yo, Asimov | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s