Otras tres pelis que no van a aportarte nada, nada, nada, de nada

Otra vez, cortito.

The Amazing Spider Man.  Es mucho más divertida que las otras entregas, esas en que estaba Tobey Maguire.  Quizás sea precisamente por eso que esta parece zafar más: no es con Tobey Maguire, cosa que ya de por sí predispone a mirarla.  Aunque no esperes demasiado.  Arreglaron por un lado, pero les faltó por el otro.  Por ejemplo, la tela de araña aparece, por fin, gracias a un dispositivo y no por las “toberas” que le nacen en las muñecas; el malo elegido, el siempre apreciado Lagarto, está muy bien; y la muchachita que acompaña al Hombre Araña es Emma Stone, cosita.  En contrapartida, falta el Sr. Jameson y la historia en sí es un poco sosa, en realidad, falla en lo de “Sorprendente”.

The Bourne Legacy. Como spin off the la trilogía Bourne, está bien pensada.  Luego del quilombo que armaron con el tema de Bourne, Treadstone y toda la comparsa, la CIA decide cubrirse el culo y cancela otro programa similar.  Para ello, elimina a los científicos involucrados (a casi todos, ya que se salva Rachel Weisz) y liquida a los agentes que participan en el mismo (a casi todos, ya que queda uno).  Ese uno buscará a esa una para tratar de encontrar respuestas a por qué carajo quieren matarlo, si él nunca hizo nada más que obedecer órdenes.  Una peli de-acción-de-las-de-toda-la-vida, pero resuelta de la manera más pedorra posible:  tenemos virus y modificaciones genéticas de una noche para la otra que son bastante indignantes.  Pero ta.  Si te sentís como medio lobotomizado y no querés calentarte mucho la cabeza, se puede ver sin grandes pretensiones.

Total Recall. La remake de la vieja Vengador del Futuro con Schwarzenegger.  Si querés sentir todo el peso de los años encima, no hay como ver una remake de una peli que no sólo viste de estreno cuando eras un pendejo, sino que esa primera versión era casi lo último en efectos especiales.  Es horrible la sensación.  Afortunadamente, es mejor, 42 veces mejor, la original que este otro chijete de ahora.  Aunque los efectos especiales están bien hechos, hay que reconocerlo, ni siquiera el combo de bomboncitos Beckinsale-Biel le agregan un atractivo extra.  Total y ridículamente innecesaria.  Debería llamarse Totally Ridicul’, o algo así.

Todo muy flojo, la verdad.  Lo único bueno de ver estas cosas solo es que luego no tengo que disculparme con nadie.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s