Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /47 y /48

Como hace tiempo que no publico nada de nuestra pequeña y feliz familia, hoy me despacho con dos perlas épicas.

Esta no sabía cómo contarla sin develar a los protagonistas, así que voy a dar sólo el punto álgido de la charla sin contextualizarla.  De todos modos no es necesario!  Voy en itálica

Por favor dejame tu teléfono y te avisoen unos minutos si puedo enviarte el camión antes del mediodía.  En qué número estás?

—Pueees… en este.

Es que no tengo captor.  Podrías decírmelo?

—Espera un segundo… —y escucho que grita: —Oye, Javi, en qué teléfono estoy?

—Pueees… en ese, no?

Tuve que colgar, porque me era imposible seguir la conversación.


En otra situación, El Boss trata de ubicar a una clienta en Mdeo que debía recibir un pedido de mosaicos.  Atiende un niño.  Lo que sigue es su parte de la charla.

—Hola, buenas tardes.  Está tu mamá?
—…
—No está?
—…
—Ajá… así que mamá salió a comprar un auto…
—…
—Entiendo… y piensa volver?

Entre el gurí que hablaba con la misma entonación que si la doña hubiera salido a comprar tortas fritas y el fino humor de El Boss, no hay quien trabaje.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s