Sobre la fe

EL NEGADOR DE MILAGROS
Chu Fu Tze, negador de milagros, había muerto; lo velaba su yerno.  Al amanecer, el ataúd se elevó y quedó suspendido en el aire, a dos cuartas del suelo. El piadoso yerno se horrorizó.  “Oh venerado suegro”, suplicó “no destruyas mi fe de que son imposibles los milagros”.  El ataúd, entonces, descendió lentamente, y el yerno recuperó la fe.
Citado por GILES en Confucianism and its Rivals, Lecture VIII, 1915.
PRUEBA
Me niego a demostrar que existo, dice Dios, porque la demostración anula la fe, y sin fe no soy nada.
Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s