Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /50

Viernes de tarde.  Tranquilidad en la oficina.  Esperando la salida para empezar el fin de semana.  La semana, básicamente, ya está perdida, por lo que D empieza a contar chister malos y brutos bajo la premisa de ya que se fue el balde, que lo siga la cadena.

—Era un niño tan, pero tan feo, que cuando le pidió a su padre para ir al circo, éste le contestó que los que quisieran verlo que fueran a la casa y le pagaran a él la entrada.

—Sabés qué es alfalfa?
—Sí, una leguminosa…
—No, es la primera letra del abecedario griego… recitado por tartamudos

—Sí, hola, hablo con el Hogar para Huérfanos?
—Podrías comunicarme con tu papá o tu mamá?

—Hola, señor.  Mi nombre es Romualdo y soy paraguayo.  Vengo a pedirle permiso para encamarme con su hija.
—PARA QUÉ?
—Paraguayo, hombre.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s