Diagnóstico

Padre es un tipo bastante callado y no tiene por costumbre meterse con nadie.  Suele hablar poco, escuchar bastante y en general se guarda sus (habitualmente lapidarias) opiniones para sí mismo, salvo que esté entre gente de máxima confianza.

Es así que estábamos en la sobremesa de la tradicional y multitudinaria comida del 1º de enero.  El tipo, haciendo gala de su acostumbrado mutismo, y el resto de la parentela con el barullo usual que arman 20 personas hablando a la vez de temas distintos.

En un momento, Madre, sin venir a cuento, arremete contra el viejo a viva voz comentando cuánto había comido y la cantidad de sal de la que había abusado y tal.

Padre la mira, en un principio sorprendido, y luego replica apenas mosqueado:

—Esta mujer sufre de una disfunción mental. 

Se queda en silencio unos momentos y luego continúa, con tono de disertación académica mirando al público presente, lentamente, hilvanando una respuesta pensada y, todos lo esperamos, demoledora.

Esta mujer sufre de una disfunción mental, que deriva en la necesidad de agredir… a las personas que más la aman.

Dicho lo cual volvió a llamarse a silencio para seguir disfrutando de una fresca ensalada de frutas.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s