Magdalenas de limón

La pastelería, la pastelería golosa y sensual, cargada de aromas, sabores y texturas, tiene para mí un gran problema. Un problema de una sola palabra: manteca.

Cantidades y cantidades de manteca. Croisants, hojaldres, masa quebrada, todo lleva panes enteros de manteca, no quedando al margen de esto las magdalenas, alias los muffins.  Está bien, lo entiendo, la manteca es un ingrediente imprescindible si se pretende que las masas queden suaves, sabrosas y bien levadas… pero tanta manteca?

Fijate en los ingredientes de una receta clásica de estas pequeñas maravillas que aparece en uno de los recetarios de polvo Royal:

Harina cernida: 2 tazas
Polvo de hornear: 2 cdtas
Sal: una pizca
Azúcar: 1 taza
Manteca: 200 g
Ralladura de limón: 1 cda
Huevos: 2
Jugo de limón: ¼ taza

Si tomamos que una taza de harina equivale a 110 o 120 gramos, prácticamente tenemos la misma cantidad de manteca que de harina, para hacer una docena de magdalenas. Doscientos de manteca. Doce magdalenas. Un bolazo! Si yo me emboco dos o tres en cuanto las saco del horno y luego pruebo alguna más mientras convido a alguien, tomando la merienda, en un plis-plas me papo un pan de manteca yo solo! Después estoy una semana agarrándome el hígado a dos manos. Porque, seamos sinceros: es MENTIRA que te comés una sola. Vamos! No le mientas a Panchito, que es muy feo.

Pero qué te parece si te digo que podés disfrutar de la misma docena de magdalenas de limón perfumadas, esponjosas, con esa textura que parece apenas húmeda y elástica, y más deliciosas que el pecado usando un 25% menos de harina y LA MITAD de la manteca? Y reduciendo el tiempo de horneado en una tercera parte? Ou yessss!

Tomá nota de los ingredientes, entonces:
Harina cernida: 1 y ½ tazas
Polvo de hornear: 2 y ½ cdtas
Sal: una pizca
Azúcar: 1 taza
Manteca: 100 g
Ralladura de limón: 1 cda
Huevos: 2
Jugo de limón: 1/3 taza

La elaboración es bien sencilla y no se aparta del recetario.

Mezclá en un bol la harina con el polvo de hornear y la sal. En otro bol, colocá el azúcar con la manteca casi a temperatura ambiente y la ralladura de limón, mezclando para que deshaga la manteca y quede como una pasteta (esta recomendación es mía).

Si no sos de incursionar en la pastelería, como yo, atendé:
Por lo que pude averiguar leyendo un poco, cuando
se mezclan, los cristales de azúcar cortan la manteca
formando pequeñísimas burbujas de aire que al hornear se
expanden ayudando al levado; por eso es importante la
temperatura de la manteca, que debería rondar los 18 ºC,
es decir, no fría, pero tampoco una crema grasosa.

Agregá luego los huevos y el jugo de limón. Hacé un hueco en el centro de los ingredientes secos y volcá la preparación anterior. Mezclá sin batir hasta que esté todo bien integrado.

Colocá los pirotines en un molde para magdalenas y rellenalos hasta la mitad (la receta original dice hasta ¾ partes, pero estamos usando menos masa). Deberías obtener 12 pirotines que lucen alarmantemente vacíos. Pero como dice en nuestra cabecera: NO SE ASUSTE! Cociná en el horno precalentado a 180 ºC, con calor de arriba y de abajo y la bandeja en el estante central, durante 20 a 22 minutos (la receta original dice 30 minutos), o hasta que al pincharlas con un palito, éste salga limpio.  En todo caso, la parte superior tendría que presentar un agradable y tentador color marrón dorado.

Dejalas enfriar antes de desmoldarlas… sí! Dejalas que se enfríen, vo! Consideralo como una prueba a la que te somete el MEV para probar la entereza de tu Fe. Sí, el MEV es macanudo: en 10 o 15 minutos queda la Fe pronta. En comparación, hacerse pastafari es más sencillo que hornear magdalenas!

Y las magdalenas? Tendrían que darles una medalla de tan ricas y otra de tan livianitas! Y enmendar la puta receta del libro del Royal, que así como está es una bomba atómica.

Ah! Y otra cosa! Querés que te cuente un secreto? Si tenés la fortuna de que tu novia te haya regalado un pulverizador de aceite (un cosito maravilloso que le das bomba y larga un spray de aceite), o si tenés una de esas latas con aceite a presión que venden en el super, rociá levemente los pirotines antes de volcar la masa. Así quedan tiernitas de abajo y no se pegan al papel. Tomá mate! Y gratis! O sea, el secreto es gratis, el mate cuesta un huevo. Vos viste el precio de la maldita yerba? Un puto robo.

Ta. Listo.

Cocina con alegría y buen provecho!

Anuncios

Una respuesta a “Magdalenas de limón

  1. Pingback: Magdalenas de limón | Mis recetas

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s