Tu vara cuánto mide, FIFA?

Está todo bien con ratificar la pena de Suárez.  En serio.  Jorobarse por pavo, qué le va a hacer?

Pero: no hacemos nada más de oficio, FIFA?  Dónde está el ardor por el fair play?  Dónde el celo por la moral y la ética deportiva?  Qué pasa con el puñetazo de Paiva a Pinilla en los vestuarios?  Un partido solo?  Patadas que ni en torneos de artes marciales se ven; tobillos fracturados; codazos brutales; nada de eso amerita tu intervención.  Y qué pena darle al que lesionó a Neymar?  En serio, FIFA, el asesino de Zúñiga tomó carrera para poder entrarle por la espalda… y ni siquiera amerita considerarlo? Y yo digo, si un mordisco que no deja ni marca son 4 meses sin jugar,  ¿qué hacemos con una vértebra fracturada?  Lo menos sería una expulsión del planeta, no?

Supongo que para poder contestar esas preguntas, la vara de medir debería tener el mismo largo para todos.  Pero parece que no, FIFA.  Lo tuyo es castigar con la mayor contundencia y saña posible, pero solo de a ratos y con criterios, por decir lo menos, vidriosos;  luego lo tuyo es mirar lejos hacia otro lado, cuando es incómodo, cuando no conviene.

No puedo dejar de preguntarme cómo los países del mundo te toleran, FIFA.  Cómo toleran tu prepotencia, tu indiferencia, tu desprecio por las leyes de los países que se embarcan en alojar tus torneos.

Quién sos, FIFA?  Se dice que sos un estado sin territorio… pero quién te da ese poder?  Sin los países afiliados, sólo tendrías una gran oficina llena de esos señores mayores de los que hablaba nuestro presidente; te quedarías con los campeonatos de Islas Caimán, Tonga, Malasia y alguno más de tu tribunal disciplinario.

Para qué te necesita el mundo, FIFA?  Ya tiene traficantes de drogas, mercaderes de diamantes sangrientos, vendedores de armas, industrias enteras dedicadas a hacer que la guerra y el hambre campeen a sus anchas por el mundo.  También tiene gobiernos y gobernantes corruptos, tiránicos, dictatoriales, injustos, donde el nepotismo y el clientelismo caminan de la mano.  Entonces, qué de novedoso tenés para aportar?

La NF-Board está ahí, al alcance de la mano: una federación ya funcionando.  No debería ser tan difícil librarse de tu yugo, de tu arbitrariedad, de tu arrogancia vacía, de tus dictámenes leoninos.

Qué se necesita para librarse de vos, FIFA?  Cuántas asociaciones nacionales necesitan desafiliarse y salir de tu sombra para llegar a alcanzar la masa crítica que te haga implosionar?

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s