Heroico

Cierro los ojos y por un momento me parece estar mirando a través de los ojos de vidas pasadas.

Me veo en Sebastopol, soportando a pie firme contra los franceses e ingleses que nos sitian.  Me veo en el Marne, resistiendo las oleadas de la infantería alemana.  Me veo en Ke Shan, combatiendo a los escurridizos elementos del EVN que un buen día decidieron hacer saltar nuestro polvorín y a nosotros con él.  Me veo en las mesetas de Panjshir, viendo las incontenibles fuerzas rusas.

Miro desde arriba, a todos los escenarios a la vez.  Estoy allí y el mundo se despliega ante mí.  Me siento invencible.  Sobreviviente de mil batallas…

Hasta que la encargada se acerca a preguntarme si me siento bien.  Ahí abro los ojos y vuelvo a estar en el pasillo del supermercado, con la banqueta plegable bajo el brazo y la bolsa con dos bizcochitos de jamón en la otra mano.  Ah, y con un Colet, pero de los chicos, no sea cosa que me ataque al hígado.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s