Porquerías

Dos historias trash, pero con una onda bien distinta.

La primera es Filth, una película escocesa (o inglesa o de por ahí), con James McAvoy, el chaboncito de Wanted, que hace de milico reventado.  Es un detective manipulador, corrupto, traicionero, trepador, depravado, alcohólico, drogadicto y, por si fuera poco, mal tipo.

Una historia fea.  O sea, la peli está muy bien hecha, pero la historia, como su nombre lo indica, es fea, sórdida, con esa clase de demencia patética que no sabés si te da miedo, asco, o lástima.  Buena actuación del chabón.

La otra es Dom Hemingway, otra película inglesa, esta vez con el mostro Jude Law en un papel que le calza como un guante.  Un personaje violento, por decir lo menos y con todos los vicios y con toda la rabia luego de pasar 12 años preso.

Lo primero que abre la peli es una oda, recitada por el propio Dom, dedicada a su poronga, que transcribo y que por cierto no es para nada apta para menores ni personas impresionables.

¿Es mi poronga exquisita?

Oh, porque creo que es malditamente exquisita. Creo que es una maldita obra de arte. Como un Renoir. O un Picasso. El retrato de mi poronga debería colgar en el Louvre. Deberían estudiar mi poronga en clases de arte, pasar cursos enteros estudiando los contornos espléndidos de su exquisitez, ¿no crees? Ellos también deberían estudiar mi poronga en la Clase de Ciencias, porque desafía a la naturaleza.

Mi poronga es dura. Es de metal, es de acero, es de titanio. No se rompe. No se debilita. Mi poronga puede estar erecta todo el día, como un buen soldado tratando de impresionar a sus superiores.

Si mi poronga pudiera ganar una medalla, lo haría. Si se pudiera nombrar una escuela por ella, deberían hacerlo. Si pudiera salvar a niños somalíes del hambre, podría y debería, y tendría un maldito premio Nobel de la Paz. El primero de tales premios, jamás dado a una poronga. Mi poronga galardonada con el Premio Nobel es como un guepardo, muy elegante y peligroso y mortal. Sonetos deben escribirse sobre lo peligrosa que es mi poronga de guepardo. Poemas, obras de teatro. Las guerras deben ser ganadas sobre ella, reinos caídos a causa de ella.

Mi poronga es un rayo. Es fuego. Es un volcán efervesciendo con el semen sagrado, lava…

Azúcar y especias y todas las cosas… agradables.

 

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s