Spaghetti especiados con mollejas

Esta receta nace de quedarse con las ganas.  De la gula.  De ser un gordo.  En fin, es producto de la desesperación.

Spaghetti con mollejasB2

Te acordás de aquella fabulosa receta de cerdo al jengibre con  noodles que publicaron Javier y Mar en Gastronomía & Cía? Te acordás que la tuve que modificar un poco?  Deberías!  Porque si la hubieras preparado, no te la olvidarías jamás!  Es más, el recuerdo pasaría por línea genética hasta a tus nietos!  Qué vergüenza no haber preparado esa receta!  Bueno, por esta vez pasa, pero que no se repita!

El tema es que el fin de semana tenía ganas de agasajar a mi María Luisa con ella y partirnos bien la boca, pero al final hice solo una parte de la receta: la del cerdo marinado, que es un sueño.  Pero no llegué a hacer la pasta, ya que teníamos un lote de verduras al horno y salteadas que acompañaron perfectamente.

Pero yo también quería la pasta especiada!  Me quedé con el antojo supremo de esa pasta con sichimi y aceite de sésamo!  Ta, sichimi, dice el loco: resulta de una mezcla de algas nori, cáscara de cítricos tostada, semillas de sésamo, jengibre en polvo, chile en polvo y pimienta de Sichuán, que, a falta de otra cosa y sin nadie que pueda juzgar en contrario, yo llamo sichimi-hacemo-lo-que-podemo, que en realidad es una mezcla de sabores y aromas que marea de lo buena que está y aporta un picor perfectamente regulable a gusto del consumidor.

Como sea, es muy feo quedarse con las ganas, supongo que lo sabrás.  Afortunadamente, todo eso tiene solución, fácil y rápidamente.

Ingredientes (para 2 porciones generosas): 300 g de mollejas limpias y desgrasadas, 120 g de spaghetti, 1 puerro mediano, 3 dientes de ajo, aceite de sésamo, aceite de oliva virgen, laurel, perejil, sichimi-hacemo-lo-que-podemo, sal, limón.

Vamos allá!

Poné una olla con agua a calentar, agregale 3 o 4 hojas de laurel y la cola del puerro.  Mientras tanto, limpiá las mollejas, sacales cualquier trozo de grasa que tengan y, sobre todo, la tela que las recubren, que resultan chicludas cuando las mordés.   Cuando el agua rompa a hervir, cocé las mollejas durante unos 10 minutos.

Mientras tanto, picá el puerro medianamente (la parte blanca y lo verde hasta que empiece a abrirse en las hojas) y dos de los dientes de ajo bien finitos.  Reservalos.

Cuando saques las mollejas y mientras se enfrían un poco, tirá el agua y poné más agua limpia a calentar con un poco de sal, para la pasta.  En cuanto rompa hervor agregá la pasta, porque todo el resto es muy rápido.

También poné una sartén al fuego con un chorro de aceite de oliva, junto con el diente de ajo restante; entero nomás, es para perfumar el aceite.  En cuanto se dore, descartalo.

Retirá de las mollejas cualquier rastro de tela que pueda quedar, cortalas longitudinalmente y luego cortalas en láminas de no más de medio centímetro de espesor y saltealas en la sartén a fuego medio alto hasta dorar ligeramente.  A media cocción salá ligeramente.  Vas a ver que se pegan un poco al fondo y queda como una costrita.  Cuando retires las mollejas, eso podés rasparlo y agregarlo a las mollejas, o comértelo con pan (es delicioso).  Una vez doradas, reservalas en caliente.

En esa misma sartén, agregá una cucharada de aceite de sésamo y otra de aceite de oliva y salteá el puerro con el ajo a fuego bajo.  Salá ligeramente para que sude rápido.  Una vez lista la pasta, al dente, agregala a la sartén, agregá una buena cucharada de sichimi y remové para integrar los sabores.  Luego incorporá las mollejas y remové otro poco durante medio minuto.  Agregá un chorrito de jugo de limón (no más de una cucharada sopera, quizás), remové  otros segundos para entreverar bien y retirá del fuego.

Mientras se asientan los sabores, picá un puñadito de perejir, esparcí por encima y entreverá de nuevo.  Servir sin tardanza!

Spaghetti con mollejas2Lo confieso: soy culpable.  No sobró ni una brizna de puerro aunque eran dos porciones y yo estaba solo a lo Lúculo.  Que sea culpable no quiere decir que sienta culpa.  En toda esta anatomía bien en forma, no vas a encontrar una pizca de culpa!  Mi único arrepentimiento es no haber abierto una botella de vino, sabelo.

Ya!

Cocina con alegría y buen provecho!

Anuncios

Una respuesta a “Spaghetti especiados con mollejas

  1. Pingback: Hoy es el día! | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s