Competencia

Competencia desde varias acepciones:

Me gusta la competencia, el enfrentamiento y el contraste entre partidos políticos e ideologías.

Me gusta lo competentes que son quienes las exponen… o me gustaría que quienes las exponen fueran competentes, en todo caso.

Y me gustaría que lo hicieran con pasión, claridad, coherencia y criterio, porque les compete y porque es su misión, como futuros líderes y encargados del derrotero que sigue una nación, defendernos a nosotros, ciudadanos, con pasión y al máximo de sus capacidades.

Con una competencia sana entre sistemas de ideas robustos, y con personas competentes defendiéndolas, solo el mejor puede prevalecer, ya que sus contrarios y la gente, La Gente, se lo exigen.  Cómo?  En la forma de programas concretos e ideas para brindar soluciones definidas a los problemas presentes.  También por políticas inclusivas, ya que alienar a una parte del electorado se traduce en votos perdidos y cedidos que ninguno debería darse el lujo de poder perder.  Obviamente, en sistemas de ideas robustos, la gente se decantará por uno u otro y será inevitable perder un porcentaje de votos, pero no se perderán por incompetencia o burdos errores de cálculo, sino simplemente porque las personas piensan distinto.  Tampoco se buscaría polarizar el espectro, ya que, como son sistemas de ideas robustos, la meta no sería dividir a las personas, sino gobernarlos a todos, sin marcar fronteras ni delimitaciones.

Sin embargo hace mucho tiempo que eso no se ve aquí y me da mucha pena.  Porque quien gana lo hace, no gracias a sus méritos, que obviamente existen y son reales, sino principalmente por sus oponentes, que son burros y retrógrados y parecen no tener ni idea de lo que hacen y por contraste son simplemente una opción bastante paupérrima y calamitosa imposible de elegir.

Quien vence no necesita esforzarse, ni mejorar, ni limar las asperezas que puedan faltarles.  Con un poco de impulso inicial, casi ni necesitan hacer campaña, ya que les basta quedarse quietitos y en silencio para que la oposición se hunda miserablemente a sí misma… y son terriblemente buenos en eso!

No hablo específicamente del Frente Amplio aquí en Uruguay, porque en realidad también estoy pensando en mis amigos y conocidos españoles que ven el ascenso meteórico del grupo Podemos frente a las dos opciones “tradicionales”, el PSOE y el PP que, envueltos en ineptitudes, negligencias y corrupción criminal flagrante (si hay que prestarle atención a las noticias), se han sumido en el descrédito y parecen dirigirse raudamente hacia el abismo, acompañados de la indignación de tres cuarta parte de España, que ven en ellos las dos caras de una misma y lamentable moneda.

Sin esa competencia, es imposible saber qué tan bueno es en realidad un sistema de ideas.  Eso me da un poco de miedo y me causa zozobra, porque no da chance a hacer un voto crítico, fruto de una comparación meditada, si no que la opción es clara por descarte.  Peor todavía, a veces parece fruto de quien tiene la mejor máquina propagandística, lo que es lo mismo que votar de acuerdo a quien tenga los espejitos más coloridos.

Elegir por descarte, o desde la ira y la indignación, no es lo mejor.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s