Vaya y lea; sea feliz, hágame el favor!

En otras palabras, era un clásico “ratón de biblioteca”. A los que no lo son, les puede resultar extraño que alguien se pase el día leyendo, dejando que la vida con todo su esplendor pase inadvertida, malgastando los despreocupados días de la juventud y perdiéndose la maravillosa interacción entre el músculo y los tendones. Puede parecer que eso tiene algo de triste, incluso de trágico, y uno podría preguntarse qué impulsa a un joven a hacer algo así.

Pero la vida es fantástica cuando uno es feliz; la interacción entre el pensamiento y la imaginación es muy superior a la de músculos y tendones. He de decir, si usted no lo sabe por propia experiencia, que leer un buen libro, embebido en el interés de sus palabras y pensamientos, produce en algunas personas (en mí, por ejemplo) una increíble sensación de felicidad.

Yo, Asimov – Isaac Asimov

Anuncios

3 Respuestas a “Vaya y lea; sea feliz, hágame el favor!

  1. La sensación de estar atrapada por la lectura es de las más fuertes que conozco. Mezcla de felicidad, de adrenalina e incluso de angustia.

    Y me confieso adicta a ella.

  2. Don Isaac me regaló la frase de mi próxima remera: “Los que se creen que saben todo son una verdadera molestia para aquellos que sí lo sabemos todo”

  3. Antes apoyaba la superioridad de la interacción entre el pensamiento y la imaginación, hasta que hace un par de años empecé a hacer deporte y encontré otra forma de felicidad. Ni mejor ni peor. Otra.

    Ahora tengo dos, leru leru 8)

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s