Visto y leído

El principio de año ha sido prolífico en películas vistas y lecturas hechas, pero no tan satisfactorio como podría desearse.

La saga de Alvin Maker, de Orson Scott Card, que parecía muy prometedora, en un Estados Unidos del siglo XVIII sin la revolución de las colonias, ni el exterminio de pieles rojas, y con un fuerte componente mágico, se va, como parece inevitable con cada cosa de este autor que he leído, al carajo.

El Libro de Saladino, de Tariq Ali, una versión novelada de la vida del gran sultán que unió al islam y enfrentó a los cruzados invasores, deja con gusto a poco y no convence.  Es interesante y muestra muchas facetas de la vida y cultura árabes del siglo XII, pero le falta fuerza y profundidad.

Los libros de Louise Cooper de El Orden y el Caos fueron una relectura después de muchos años.  La verdad que no sé por qué me había parecido tan interesante y entretenida en su momento.  Nada hay inmutable, salvo la lucha del bien y el mal.

Los libros de Maze Runner, de Dashner, que ya se perfilaban como chijete, lo afirman y lo confirman con creces, sobre todo gracias a un final que de tan lamentable dan ganas de llorar.  Feo.  Feo.  Feo.  Sin pies ni cabeza ni lógica.

Los Desposeídos, de Úrsula K. Le Guin es muy interesante, con un planteo filosófico y social que da juego e invita a pensar.  Sin embargo, queda un final abierto que parece trunco.  Veinte páginas, Ursula, y salvabas la petisa.  Estoy seguro.  Pero no.  Nos dejás ahí, colgados al sol para que nos sequemos.

De los 13 libros leídos en este par de meses, me siento afín a recomendar solo uno:  Los Desposeídos, ya que a pesar de que al final nos deja con las ganas, tiene un planteo y desarrollo fantásticos.  No en vano ganó cuanto premio había.   Además, a ella corresponde la invención del concepto de Ansible, del que más tarde haría uso intensivo y extensivo Scott Card con Ender.

En cuanto a películas, medio pobre el tema.  La que más me decepcionó fue Unbroken, la peli de Angelina sobre un chabón que de niño problema pasa a campeón olímpico, luego se transforma en aviador, tiene un accidente que lo deja en una balsa en el pacífico durante un mes y medio, y de ahí lo hacen prisionero de guerra los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.  La historia en sí, la vida del tipo, es tremenda.  Pero la peli no da la talla.  No llega nunca a conectar con el espectador, no te toca.  Ves un tipo al que le pasan un montón de cosas, de la gloria a la ignominia total, pero no se te mueve un pelo.

Creo que también por estos días vimos la peli india The Lunchbox, que más allá de una linda fotografía es bastante pelotuda y con un final pedorrísimo.

Vi Interstellar, que fue una gran decepción, luego de tan larga espera y contar con tanta y tanta propaganda.

John Wick y The Equalizer, con Keanu Reeves y Denzel Washington respectivamente fueron apenas tibios entretenimientos.

Nacho me recomendó la peli argentina El Último Elvis, cosa que no le voy a perdonar nunca.  La peli es lentonga y con recursos trillados, pero se la banca, porque el personaje de Elvis está muy logrado y tiene momentos altísimos… pero la propia peli te cuenta el final 10 minutos antes de terminar.  No me podés contar la peli en la peli con voz en off.  Sos un hijo de puta, Armando.  Como dijo el Dalai Lama:  atomarpor culocabróooooon!

Creo que vi, debo haber visto, alguna otra película, pero como no llevo un registro estricto como con los libros, no las recuerdo.  De todos modos deben haber sido pelis al pedo, ¡porque de lo contrario las recordaría!

Me vi obligado a dejar la serie Black Sails porque… bueno, me pudrió el bolaso.

Para disgusto de mi mejor mitad no logré engancharme ni un poco con Better Call Saul.

Así que sigo, por ahora, solamente con Suits, una serie de abogados que sin ser fantástica entretiene, y con Forever, un policial en el que el médico forense es inmortal; el personaje es divertido.

Tengo, según costumbre, varias lecturas empezadas entre las que destaco El Rey de Amarillo, de Chambers, que por momentos es atrapante y Caudillos, del profesor y periodista uruguayo Lincoln Maiztegui Casas, que es francamente fascinante.

Y ya, la vida transcurre, entre letras e imágenes y sabores y amores… y el ocasional quebradero de cabeza del trabajo, que algo tiene que haber de lo que quejarse.

 

Anuncios

4 Respuestas a “Visto y leído

  1. Hay que darle un poco más de chance a “Better Call Saul”. Recién es el principio. Y si bien no es tan buena como “Breaking Bad” tiene cosas interesantes. Inclusive si es en tren de comparar, la primer temporada de BB no fue taaan buena como al final, a mi humilde entender, sería la serie en su totalidad.

  2. Probablemente tengas razón, pero no me sale. Empecé a ver el primer capítulo en cuotas y no logré terminarlo. Y eso a pesar de que Al me comentó que luego levanta muy mucho.

  3. Pingback: Lecturas 2015 | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s