Dos pelis feas y otra horrible

Hace unos días miré, en soledad, ya que a la mayoría de mis amigos no les llama ni un poco la atención el género, Avengers 2: Age of Ultrón.

Qué derroche de efectos especiales!  Qué torrente de efectos especiales!  Un tsunami!  Un cataclismo!  Un despropósito! La cantidad de efectos especiales presentes en la peli es casi un atentado terrorista!  Casi no hay historia, más allá de poder sostener la bruta cantidad de efectos especiales que no paran un minuto.  Desde el segundo uno al último es una seguidilla de secuencias de acción trepidante. La peli me resultó muy, muy fea, a pesar de su elenco multimillonario y su presupuesto multimillonario y sus multimillonarios efectos multimillonarios.  Muy fea, pero…  el MEV nos conserve los “Pero” salvadores! Pero, decía, gracias a ella descubrí Chittagong, el mayor desguazadero de barcos de gran tonelaje del mundo… La historia es trágica y trash e inhumana, como solo pueden serlo las historias que involucran a las grandes potencias junto a los países pobres.  Y las imágenes!  Las imágenes son bellísimas, tristísimas, desgarradoras y quitan el aliento.
Luego de algunas horas de revisar y leer páginas y sitios, había dado con tres o cuatro que podían dar una composición de imagen bastante completa, pero… el MEV destierre los “Pero” que nos trancan la vida! Pero, decía, por algún tipo de manipulación demoníaca, no puedo recuperar las pestañas, ni encontrlas más.  Afortunadamente y de manera muy oportuna me avivé y descargué un archivo PDF que habla del desguace de barcos en Bangladesh y Pakistán.  Es un texto un poco frio y está en inglés, pero con mucha información.

La otra peli la vimos con María Luisa y se llama Little Boy. Trata, como su nombre lo indica, de un niño pequeño cuyo padre va a pelear contra el Japón de la Segunda Guerra Mundial.  No es la cantidad de efectos especiales lo que asombra en esta peli, ya que casi no los hay; lo que deja pasmado es la cantidad increíble de lugares comunes y clichés que pueden encontrarse.  Están todos!  Todos! Como Karate Kid, pero con mucho, muchísimo Kid y nada, pero absolutamente nada de Karate.  Están todos: la mujer abnegada y fiel, el chabón patriota, el cura que no solo no se viola al pibe, sino que es un pilar de la sociedad, el joven pelotudo que parece malo pero luego se redime, el racismo hacia una etnia minoritaria (un único ciudadano de origen japonés en todo el pueblo), el que se convierte en maestro sin quererlo, el niño que emprende su quijotesca y épica tarea, los adultos mezquinos, los niños abusadores y una infinidad de otros lotes imposibles de detallar, como dicen los rematadores.  Pah, loco… y el final… ta, demasiado yankilandia de cuarta.

La tercera, fue Pixels. Cuando veas que en Rotten Tomatoes una película tiene una valoración de 17%, huye.  No mire atrás.  No te lamentes. No se te ocurra pensar que toda la gente puede equivocarse y que son unos amargos mala onda. Los extraterrestres atacan la tierra en la forma de… personajes de videojuegos de los ’80.  Donkey Kong, Tetris, Arkanoid, Centipede, Qbert, todo pixelado, de ahí el nombre.  Un chijete. Ta, vos me podrás preguntar qué carajo esperaba de una película de esas características y estarás en lo cierto.  La verdad es que yo esperaba algo como esto.

Y ta… no mucho más en cuanto a películas.  El MEV conserve los libros!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s