Las respuestas a tantas preguntas… 13000 años después

Estoy fascinado y asombrado. Y sorprendido.  Y hasta con un poquito de amargura; o quizás sería mejor decir con un sentimiento ligeramente amargo.

Terminé de leer el increíble libro Armas, Gérmenes y Acero, de Jared Diamond.  Es un libro de investigación histórica, pero ese tronco se ramifica con amplitud para generar interrogantes y buscar respuestas en otras ciencias, tales como la genética, la antropología, la datación por carbono 14, etc.

En él se plantean muchas preguntas gigantes, tales como:  ¿Cómo surgieron las civilizaciones?  ¿Cómo pasaron los cazadores-recolectores de la antigüedad prehistórica, a los cultivadores-ganaderos-guerreros-fundadores de imperios?  ¿Por qué fue Europa la que conquistó y masacró a los pobladores de América y no a la inversa?  ¿Por qué, si China estuvo tantos siglos a la vanguardia tecnológica, no fue esa gente la que desembarcó primero en las costas occidentales de América?  ¿Cómo es posible que los exploradores Europeos del siglo XVIII hayan encontrado, al arribar a los archipiélagos e islas de Oceanía, sociedades que todavían estaban en una etapa evolutiva casi calcada del paleolítico? Fijate que los Europeos llegaron con sus armas de fuego, para encontrarse con pueblos dispersos que usaban útiles de piedra sin pulir, talladas.  Cinco mil años de atraso relativo, por lo menos.  ¿Por qué las enfermedades diezmaron el 95% de la población indígena de América en poco menos de 200 años a partir de la llegada de los primeros exploradores?  ¿Eran esos pobladores originales más débiles?  ¿Eran biológicamente “defectuosos”?  ¿Eran mejores, en cuanto a capacidades, los conquistadores? ¿Más inteligentes? ¿Mejores?  ¿Por qué si el Hombre anatómicamente moderno surgió en África, fue el conjunto de Eurasia quien evolucionó más rápidamente?  ¿Por qué el trigo, por ejemplo, tras pocos siglos podía encontrarse tanto en lo que hoy es Francia, Oriente Medio y China, separados cada uno de ellos más de 7000 kilómetros, mientras que el maíz originario del actual México demoró miles de años en llegar a lo que hoy es California, a poco más de 1200 kilómetros?

En este último caso, para citar un ejemplo, el proceso descrito es fascinante.  Los ejes continentales son determinantes.  Eurasia corre de este a oeste, lo que quiere decir que de un lugar a otro separado 10’000 kilómetros, es probable que la latitud sea muy similar, por lo que los climas en general en ambos lugares serán similares, por lo que un cultivo aquí, podrá adaptarse allí sin problemas.  Es decir, la propagación es rápida y natural; por eso un cultivo puede encontrarse en Francia, en Jordania y en China casi sin cambios y en lo que demora en llegar la semilla de un lugar a otro.  América, en cambio, tiene un eje de norte a sur, y esto también es determinante.  El maíz, uno de los pocos granos autóctonos del continente, crece de una manera en el Yucatán, pero 1000 kilómetros al norte el clima y el terreno cambian radicalmente, y mil kilómetros más al norte, las condiciones ambientales y el clima vuelven a cambiar.  Una planta de maíz aclimatada a Yucatán no puede crecer de igual manera, o hacerlo en lo absoluto cerca de Canadá.  La propagación es lenta; tan lenta como el tiempo que le lleve a los cultivadores (de varios miles de años atrás) dar con las cepas resistentes a cada variación del clima, volver a cultivarlas y poder sacar la simiente de las próximas generaciones.  Además, las zonas de influencia de las principales culturas de América tenían serios problemas para mezclarse.  La selva amazónica separa al centro del sur, mientras que el desierto de Chihuahua separa el centro del norte.  Eso no solo complica de manera increíble la aclimatación y propagación de cultivos, sino que también dificulta los intercambios culturales: no pueden intercambiarse herramientas, ganados, conocimientos o las técnicas que de ellos se derivan.  Fiajte que los mayas usaban la rueda solo en algunos juguetes para niños… no tenían animales de tiro!  Eran los incas quienes tenían lo más parecido a un animal de tiro, la llama.  Cada cultura en América estaba prácticamente aislada de las demás, los recursos y medios estaban muy delimitados y eso resintió su progreso, su tecnología, su comercio y casi todas las facetas de la vida.

Preguntas!  Armas, Gérmenes y Acero plantea decenas de preguntas!  Preguntas que marean por lo enorme de sus implicaciones.

Y luego explora las posibles respuestas de una manera asombrosamente clara.  Las causas primordiales, que llevaron de una cosa a otra pueden resumirse, a nuestro nivel, con un lacónico: pura suerte, chabón.

En fin, en la poco autorizada y totalmente subjetiva escala de valores de 42, Armas, Gérmenes y Acero se lleva un 9 rotundo, por los conceptos manejados y la forma de hacerlo y por cómo está escrito, que es un placer.  Hay capítulos de los que sencillamente no podés desprenderte.

Lo dejo para descarga:
mediafire.com/download/fd48ufmgpheix54/AGA.rar

La contra es Pompozo

3 Respuestas a “Las respuestas a tantas preguntas… 13000 años después

  1. Después de leer esto, fui directamente a la librería y lo compré.
    Será el regalo perfecto en un cumpleaños que se avecina.
    ¡Gracias!

  2. Pingback: Lecturas 2015 | 42

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s