Llegarás lejos

Un automóvil que se desplaza a 40 km/h recorre 11 metros por segundo.

No parece tanto, verdad?

El asunto se complica cuando tenés que parar tu automóvil porque justo cruza la calle sin mirar una pendeja con la cabeza baja mientras contesta un mensaje de whatsapp.

En diversos sitios se habla de Distancia de Detención (DD), que es la distancia que recorre tu vehículo entre que ves el obstáculo, te das cuenta de que si no frenás se la vas a dar, te parás en el freno y el auto se detiene completamente.

Tenés, entonces, 3 factores que se suman:
DP – el tiempo que te lleva evaluar el riesgo (Distancia de Percepción, o cuánto recorre tu vehículo durante ese lapso de tiempo)
DR – el tiempo que te lleva reaccionar (Distancia de Reacción, o cuánto recorre tu vehículo entre que decidís que tenés que frenar, levantás la pata del acelerador  y hasta que apretás el pedal de freno)
DF – Distancia de Frenado, o cuánto recorrés entre que se accionan los frenos y el auto vence su inercia y se detiene completamente

Así que bien:  DD= DP+DR+DF

Típicamente, se calcula que un buen conductor, con relativa buena experiencia y pericia, tiene un tiempo de percepción y de reacción de 0.75 segundos.  Como en Uruguay la mayoría de la gente somos bastante torpes (aunque nos empeñemos en mentirnos a nosotros mismos), digamos que esos tiempos promedio son de 1 segundo completo en cada caso.  Esos tiempos a su vez, pueden variar por la experiencia, reflejos, cansancio, visibilidad o consumo de alcohol o drogas.

Finalmente tenemos DF, que luego de algunas ecuaciones con las que no voy a atosigarte, se calcula como DF= V^2 /170.   O sea el cuadrado de la velocidad divido entre 170.  Esos 170 son una constante que involucran la inercia, masa del vehículo (que curiosamente se cancela en los cálculos), la fuerza de Gravedad e incluso el roce o coeficiente de fricción del frenado.

Esta fórmula es muy interesante y crucial.  Velocidad al cuadrado.  Se multiplica por sí misma.  Es decir que en un cálculo de DF, si la velocidad se duplica, la distancia de frenado aumenta 4 veces.  Cuatro.  Y si pasás de 40 a 120 km/h, la DF es 9 veces mayor. Nueve.

Dos ejemplos:
A 40 km/h
DP= 11 m
DR= 11m
DF= 40·40/170= 10m
DD= 32 m

A 80 km/h
DP= 22m
DR= 22m
DF= 80·80/170= 38m
DD= 82 m
Ochenta y dos metros, en condiciones ideales.  Ideales!  Si el asfalto está mojado, si tus frenos no son buenos, si tus neumáticos están gastados, esa distancia puede duplicarse y más con toda facilidad. Ochenta y dos metros.  Esa es la distancia que vas a recorrer entre que ves algo parado en el medio de la calle y vos podés parar.  O sea que tenés que verlo a una cuadra completa de distancia!  Si eso te pasa a menor distancia, a esa velocidad, te la das.

Si vas a 40 km/h y bajás la mirada para ver un sms, o si  te quedás prendido de las tetas de la flaca en bikini que va por la calle, en esos 3 o 4 segundos, tu auto va a haber recorrido casi media cuadra sin que te enteres.  Literalmente es una masa de 1500 kg que va ciegamente hacia adelante.  Si justo se te atraviesa una moto, o alguien frena de apuro, o se cruza un perro, niño, viejo pelotudo o minita en rollers, estás hasta las pelotas. Porque a los 32 metros iniciales, se suman los otros 33 o 44 metros que recorrió tu auto en esos 3 o 4 segundos sin que nadie lo condujera.  Estás hasta las re-pelotas, entendés?  Por un mensaje de mierda, o por la minita en bolas… no sabés todavía que pa vel-la y no comel-la, mejó no vel-la?

Si vas en moto, pasa algo parecido en cuanto a distancias.  Pero todo es mucho más complicado de realizar, ya que tenés fuerzas centríguas y centrípetas y de inercia y dos frenos que agarran la moto de forma distinta.  Con el plus de que tenés que acordarte que tu cinturón de seguridad, paragolpes y airbag, es tu cabeza, tu hombro, tu pierna, tu columna.  O sea, cualquier babieca puede frenar un auto en línea recta, pero no cualquier babieca puede parar una moto en las mismas condiciones.

No te quiero aburrir más, aunque en realidad deberías estar maravillado, así que voy al meollo del asunto:
No seas imbécil y prestá atención cuando estés manejando.  Y ya de paso: te prometo que NO ES necesario andar a 80 km/h dentro de la ciudad.

No importa tu arrogancia, ni tus habilidades (reales o imaginarias); al final, cuando más importa, el control es solamente una ilusión.  Son Matemáticas y Física, las leyes por las que se mueven los engranajes de nuestra realidad.  Resistance is futile.

Live long and prosper.

Adenda: En situaciones de control normal, podés plantearte si parar, esquivar, tirar cambios para abajo. Pero muchas veces eso no se da. Son emergencias, imprevistos, cagadas en puerta, Murphy haciendo de las suyas. Vas conduciendo en la ciudad, y cuando se te pone algo enfrente, tenés árboles y autos estacionados a la derecha y autos que vienen de frente a la izquierda, y otros que vienen como chijete desde atrás… no hay a donde esquivar ni lugar a maniobras.

Lo mismo si vas en una ruta y de repente ves que a lo lejos va un camión cruzando la carretera… y frena por el tránsito del otro lado, y ahí queda, barricada feroz.  Y no es lo mismo si vas a 110 km/h (DD=131m) que a dos gambas (DD=323m).

Tenés que frenar, y no tenés tiempo ni distancia.  Entonces, si lo que te falta es tiempo y distancia, lo único que podés hacer es modificar lo que sí está bajo tu control: la velocidad a la que vas.
No seas pajerto, ta?

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s