Flashes de realidad /08.2

ridi Celulares. Miles y miles de celulares.  Cuando mirabas a las tribunas desde el campo, parecía un espectáculo de luciérnagas estáticas.  A nivel del campo, era enloquecedor.  Era imposible ver el escenario (cosa de por sí atronadoramente difícil) y ni siquiera alguna de las tres (gigantescas) pantallas, sin que algún sobnormal (o subnormala) tuviera su puto celular en alto.  Como si no supieran que el sonido registrado va a ser una mierda ininteligible, y las imágenes grabadas una maraña de pixeles hechos mierda, que solo con mucha imaginación podrían transformarse en un recital.

merc El merchandising es genial.  Conocés los posters diseñados para los distintos países?  Mirá: https://www.iorr.org/talk/read.php?1,2292768

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El de Santiago es, creo yo y por lejos, el mejor.

loqi Teníamos globos.  A María Luisa, o a La Paraguaya se le ocurrió la genial idea.  Los usábamos, de día, sosteniéndolos en alto para ubicarnos cuando alguien dejaba el grupo por algún motivo.  En un momento dado, me quedo con uno de ellos apoyado contra la panza.  Sensación fantástica!  La música que salía de las torres de sonido se transmitía al cuerpo en forma de las vibraciones de los globos tensos.  La física es maravillosa.

cnti En un principio pensé: Olé Tour… qué nombre tan ridículo para una gira por América.  Totalmente desubicado.  En España vaya y pase.  Pero en América?  Ridículo.  El día del concierto me encontré gritando desaforado, con otros 50 mil dementes “Oléeeeeeee olé olé oléeee, Sha-ggueeerrrrrr, Sha-ggueeeeerrrrr!!!”  Y después me cagué de risa, porque el ridículo, como de costumbre, terminé siendo yo.

harm La armónica de Jagger!  La puta madre, qué placer la harmónica de Jagger!

maki Ah! Midnight RamblerMidnight Rambler, por el MEV!! Yqué decir de Wild Horses?  Una delicia.  Un placer mayestático. Jumpin Jack Flash fue una fiesta dentro de la fiesta; alucinante. Sympathy for the Devil fue gigante. Siempre lo es.  Aunque la musicalizaran con bongós.  El solo de Richards fue tan maravilloso; tan potente!  Podría escucharlo una y mil veces.  Y la puesta en escena fue grandiosa.

bada No me convenció la canción pedida por el público.  She’s So Cold?  En serio? Me parece tan insulsa, de cierta manera. Quizá fue popular entre el público uruguayo antes de mi tiempo y por eso no me cierra.  Ruby TuesdayBetween a Rock and a Hard Place? Mixed Emotions? Emotional Rescue? Anybody seen my babySaint of Me? Sad Sad Sad? No, ninguna de esas. Fue She’s So Cold.  Irónicamente, el título de la canción es adecuado al público uruguayo, tan tibiecito por momentos.   Evidentemente, You Can’t Always Get What You Want, no? No hay con qué darle: el público argentino es una máquina feroz, mientras que nosotros somos unos pasteles, en comparación.

warr Así que ahí estaba yo. Enajenado del resto.  Casi al final de todo, que parecía el Final-De-Todas-Las-Cosas. Después de casi dos horas y media de rocanrol (sin contar a la banda Boomerang). Cansado y con la garganta ardiendo, pero rabiosamente deseando más, cuando empiezan los acordes de Satisfaction. Apoteósico.  Y en un momento, vuelvo a la otra realidad y me doy vuelta para ver a esa monstruo formado por la gente saltar y gritar como descosidos… y me encuentro filas y filas de gente parada y mano sobre mano.  Los hijos de puta parecían que estaban escuchando a Kenny G!  Qué otra cosa podía hacer que gritar un furioso “SALTEN PUTOS!”?  Me lo pueden reclamar?

infr Qué impresionante infraestructura!  El sonido y la iluminación fue bestial.  Y ellos en vivo?  Ufff!  Años esperándolos!  Décadas! Creo que era la única banda que necesitaba ver. Estuve con Jaime Roos.  Tuve la enorme bendición de ver a Los Redondos justo antes de su separación.  No me importa U2, ni Roger Waters, ni Pearl Jam, o ACDC. Divididos, Las Pelotas, Los Piojos.  Nada.  Me encantan, pero nunca experimenté con ellos lo que con los Rolling:  ese sentimiento visceral y urgente de tener que estar ahí.  Y no defraudaron.  Colmaron todas las expectativas y más.  Podría llorar de agradecimiento… bah, lo hice.

fies Qué mezcla! Adelante estaba una veterana de 60 y pico largos.  No paró en ningún momento.  Detrás estaban unos botijas de 10 o 12 años, que parecían el conejito de Duracell.  Todas las edades.  Todos mezclados.  Todos felices. Abuelos con sus nietos.  Padres con sus hijos pequeños, contando historias y anécdotas.  Porque quién no tiene una canción de los Stones como mojón e hito de algún momento importante de sus vidas?  Parejas de enamorados.  Grupos de amigos.  Gente sola.  Amistades de ocasión, de gente hermanda por la música. Poder compartirlo con amigos y familia fue fantástico.

best El mejor recital de mi vida.

 

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s