Blah-Blah

Tengo ganas de escribir.

Empiezo así porque no tengo ni puta idea sobre qué escribir, entonces, escribiendo, le doy una chance al marote de que pergeñe alguna asociación libre que me saque del paso.

No debería ser tan difícil, con todos los quilombos que hay en la vuelta.

Las chicas argentinas que asesinaron y que, de alguna manera, muchos medios han dado a entender que están muertas porque no había un hombre que las acompañara.  Forros.

El despelote de la politiquería interna, con el adefesio de Sendic y los titulares en que se dice que la “oposición arremete” contra él, como si fuera culpa de la oposición que él mienta como un bellaco, el desastre de ANCAP y  tal.  Hasta el FA le hace el vacío, pero no, la culpa es de la derecha reaccionaria.  Como si tuvieran imaginación suficiente como para cranear semejante complot.  Idiotas.

Podría hablar de los premios Oscar.  De que me alegra que ganara Spotlight (que la vimos y es realmente un peliculón), y que Mark Rylance también ganara por actor de reparto en Puente de Espías (que también me encantó).  Trillado.

O de los problemas en el trabajo… jijiji… la Pálida, como dice Charly.  Pero quién necesita eso?  Yo no.

Las lecturas no son nada trascendentes, aunque los libros de Sanderson, en particular sus series de Mistborns, Elantris y Warbraker exploran mucho el tema de las religiones, la fe, el sacrificio y la amistad.  Tiene encares por momentos muy filosos.

Estoy mirando la serie Lucifer, que me recomendó Gragry.  Qué grosas las bandas de sonidos de las series.  La verdad, que no hay gran diferencia entre series geniales y bodrios, en general, la edición de sonido es alucinantemente buena y las bandas sonoras van del carajo.  Muy, muy, muy pros.

Lalalalalalalalala… tantas cosas bullendo en la capocha y no logro asir ninguna.

Quiero cocinar, estos días.  Todo el tiempo tengo ganas de cocinar, experimentar, combinar.  Me despierto y me acuesto con ganas de cocinar.  No terminé de preparar la cena y ya estoy pensando qué cocinar al otro día.  Eso sí, estoy tratando de medir las cantidades para cocinar lo justo, si tengo mucho antojo, dos porciones.  Por varias razones:  Por un tema de “perfeccionamiento”, para que no sobre, para no tener que comer lo mismo dos días, o no tener que congelar o no tirar.  No es tan sencillo como parece.  Cocinar bastante (digamos de 3 a 8 comensales) es más sencillo que cocinar poco.  Perogrullada.

A propósito, si alguien viene desde Buenos Aires, me puede traer un poco de pimienta de Sichuan?  Mirim, sake o algún vino de arroz chino también viene bien.  Una botellita pequeña es suficiente.  Estoy en las últimas y en este pañuelo que tenemos por país no puedo conseguir ni un puto grano de pimienta de Sichuan.  Increíble. Gracias.  Luego te invito un pollo chow mein a lo Pancho.

Estoy seco de ideas.  En realidad tengo un montón, pero es como querer encender un fósforo en medio de un vendaval: un fogonazo y se apaga al segundo.  Antes incluso.

Los Rolling en Cuba el 26 de marzo.  Gratis.  Ja!  Apenas es más caro ir a Cuba por dos días, que lo que costaban las entradas Premium en el Centenario.

Estoy huérfano de tai chi.  Extraño el tai chi como un enfermo.

Vo, Nacho!  Andá a buscar la planta de palta, mijo, que ya está reventando la maceta!

Manchas de colores! Rorschach ayudame! Jaja!  La décima lámina parece un Minion con sutien. Carajo… no se me ocurre una sola elaboración!  Vale decir que veo un montón de tetas?

Odio la gente, esa abstracción abominable.  Así genéricamente y a lo guaso.  Me tienen harto.  Una persona es genial.  Dos, son excelentes.  Tres son macanudos.  La gente… la gente es una mierda.  Me drenan.  Me mufan.  Conchasumare.

A los veganos también.  Sos vegetariano, te respeto.  Pero vegano?  A tomar por culo, cabrón.  Así que no te gusta, no solo y comprensiblemente que se mate a los animales para comerlos, si no que también abjurás de explotarlos?  No comés miel para evitar la explotación de las abejas?  Imbécil!  Y qué te pensás que le pasa a un gran porcentaje de los peones rurales, de quintas, huertas y estancias?  Te parece bien que se los explote, que se los subemplee, con sueldos de mierda?  Ellos no son dignos de tu piedad?  Tu tofu hecho de soja, tus verduras, tus frutas.  Ni hablar de los cosméticos y medicamentos.  En rigor, lo único que te salvaría de no contradecir tu propia filosofía, sería cultivar TODOS tus alimentos VOS mismo.  Bienvenido a la realidad, imbécil!  O qué vas a comer? Fayuto.

Lindo para ir a La Paloma unos días.  O a lo mejor un fin de semana.  Luego de que se vaya toda la gente a la mierda.

No tantas ideas, pero mucha frustración, parece… jmmm… más barato que la terapia tradicional.

Gracias, Doctor!

 

6 Respuestas a “Blah-Blah

  1. Pancho leo tus desvaríos poéticos y rabiosos son como tiene que ser la literatura. Vos para mi sos una mezcla de Ferlinghetti y de Bukovski con una dosis del cinismo de Onetti🙂
    Te cuento que pimienta de Sechuan compre en el Naranjo el otro día y vino de arroz en Singer y en el Naranjo también.
    Cuando vengas a la metrópolis te voy a invitar a comer el mejor pan de Montevideo que lo hace Gonzalo Zubiri en Futuro refuerzos, al lado de la Ronda en la Ciudad Vieja. Comí un cerdo braseado en pan hecho al vapor de morirse y una hamburguesa casera con cebolla morada y papas rústicas.
    Beso

    • Pah! No me podés comparar con algo más chico?😀 En Ferlinghetti me pierdo con placer, Bukovski me sobrepasa, y Onetti me agota. No sé qué hacer ahora, con lo que me decís.

      Gracias por los datos! La última vez que estuve en el naranjo no tenían Sichuan, aunque sí Sake. Lo había olvidado.
      Dejo agendada la invitación. A esta hora la idea nomás me hace babear🙂

  2. Anoche releí Inercia, una historieta de Antonio Hitos, la conocés? me gusta mucho.
    No tiene nada que ver con lo que escribiste, era sólo para seguir con los desvaríos.

    • Jajaja! Hola, Maquitoz! No conocía a Hitos. Recién revolví un poco en su blog y parece interesante. Qué onda con Inercia?

      • Es una historia muy simple pero a la vez reflexiva, tan reflexiva como te sientas en el momento (la he leído varias veces y siempre me despierta algo diferente).
        Y la parte gráfica es alucinante. Explora tiempos, repeticiones de cuadros, composiciones… y le saca un jugo tremendo a una paleta muy limitada.

  3. Sabés? Mirando algunas viñetas sueltas que pude encontrar de esa historieta, me hace acordar muchísimo a Porrovideo, el libro de Jorge Alfonso.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s