Méritos en la línea de largada

Uno de los problemas mentales que me rondan a veces, es la incapacidad para largar un tema.  Las ideas son como un ribollita, esos ensopados italianos que se cuecen, pero como alcanzan para otra comida  se vuelven a hervir al otro día: recocidos, literalmente.  Y yo voy más o menos por el estilo.  Algunas ideas se mastican, pero quedan dando vueltas hasta que podés agregarles algo más y darles otro hervor.

Esta vez me pasó con el post sobre el reclame de la meritocracia.  La idea es atractiva.  El concepto es interesante.  Es decir, en el papel no hay nada de malo en que cada quien reciba de acuerdo a sus méritos, podría ser hasta deseable. El problema radica en que es una idea imperfecta.

Hoy vi un video en el que aparece Neil Degrasse Tyson, el astrofísico.  Es de hace un par de años y en él se le pregunta su opinión sobre las mujeres y la ciencia; si el que haya pocas mujeres que se dediquen a la ciencia tiene algo que ver con la genética.  Neil Degrasse Tyson responde que no es mujer, pero que ha sido negro toda su vida, y que hay ciertas similitudes en el trato y oportunidades que reciben, o lo que se espera de ellos, en una sociedad dirigida por hombres blancos.  Los estereotipos, las convenciones, la discriminación lisa y llana, son tópicos con los que han tenido y tienen que luchar todo el tiempo.  Son fuerzas reales.  Así que, dice el físico, cuando no veas negros o mujeres dedicados a la ciencia, primero hablemos de brindar oportunidades iguales y recién después hablemos de genética.

Y en el tema de la meritocracia, finalmente di con una explicación bien sencilla.  O mejor dicho, con una analogía bien sencilla, otro de mis problemas mentales recurrentes: me manejo a base de analogías e imágenes, me explico y cuento el mundo real sirviéndome maás o menos (a veces menos) de cosas inventadas.  Así puedo meterme las cosas en el marote, como una especie de recurso menotécnico, tal vez.

Imaginate una carrera de 1000 metros.  El que llega primero siendo, teóricamente, el más meritorio y quien se lleva el premio mayor.  El problema, con esta carrera, es que hay unos pocos que comienzan en el metro 950, un buen puñado que arrancan en el metro 500 y una gran mayoría que empiezan del metro cero.

Si agarrás y colocás un gordo pelotudo en el metro 950 y a Usain Bolt en el cero, no hay mérito, entrenamiento, ni voluntad que valga.

 

Una respuesta a “Méritos en la línea de largada

  1. Te aplaudo!

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s