Infértil

20160706_150010Me interesan los porqué.  Los engranajes que mueven el mundo, o cómo llegaron ciertos engranajes a mover el mundo de la manera que lo hacen.  Me encantan la Física y la Química, por supuesto… también me gustarían las matemáticas si tuviera cabeza suficiente para entenderlas (en sus entresijos más íntimos), y también los engranajes que mueven a las personas, que las moldean.  Llamalo curiosidad.

Por esas cosas y vueltas que tiene la vida y las gentes, di con un libro llamado La Bolsa y la Vida [escaneado en Scrib], publicado en 1996 y escrito por el historiador francés Jacques Le Goff.

El libro trata de la tátara abuela del capitalismo, la usura, en los siglos de la baja Edad Media (XI y XII) en adelante y cómo los usureros eran considerados despreciables ladrones cuyo lugar final era el Infierno y el Fuego Eterno.  Podías tener la bolsa (de dineros ajenos mal habidos) pero perderías la Vida Eterna.  Salvo que alguien, algo, te salvara, permitiéndote conservar ambas cosas.

Recién comencé con la lectura y quiero comentar un par de pasajes:

Tomas de Aquino Desigualdad

Santo Tomás de Aquino lo dice: “¿Es un pecado recibir dinero en pago por dinero prestado, lo que se llama recibir una usura?” Respuesta: “Recibir una usura por dinero prestado es en sí injusto, pues se vende lo que no existe, con lo cual se instaura manifiestamente una desigualdad contraria a la justicia”.

Sin embargo, no toda actividad que conlleve un préstamo o una cesión de la que se espera recibir provecho es usura, como en el caso del alquiler de una propiedad o el arrendamiento de la tierra.

20160706_145840“De todos los mercaderes, el más maldito es el usurero, pues éste vende una cosa dada por Dios, no adquirida por los hombres [contrariamente a lo que hacen los comerciantes] y luego, en la usura, recupera la cosa con el bien ajeno, lo cual no hace el comerciante.  Se objetará: aquel que arrienda un campo para recibir una renta o alquila una casa para cobrar un alquiler, ¿no es semejante a quien presta su dinero a interés?  Ciertamente no.  En primer lugar, porque la única función del dinero consiste en pagar un precio de compra; luego el arrendatario hace fructificar la tierra que trabaja y el inquilino goza de la casa; en estos dos casos, el propietario parece dar el uso de su propiedad para recibir dinero y en cierto modo intercambiar ganancia por ganancia en tanto que del dinero adelantado no se puede hacer ningún uso; por fin la labranza agota poco a poco el campo, el uso deteriora la casa mientras que el dinero prestado no sufre disminución ni envejecimiento”.

El dinero es infecundo.  Ahora bien la usura quisiera hacerle tener hijos.  Santo Tomás de Aquino dijo después de haber leído a Aristóteles: “Nummus non paril nummus (el dinero no engendra dinero)”.

Al principio habla de que el usurero vende una cosa dada por Dios.  Y por un instante me rasqué la cabeza, hasta que luego di con ese bien del Cielo.  Cuanto más demores en pagar, más intereses cobrará el usurero.  Así, en esos intereses vos estás pagando un bien intangible y Divino: tiempo.  Por si fuera poco, es considerada lisa y llanamente como un robo, en flagrante violación del cuarto mandamiento.  Chupáte esa mandarina, usurero pecador mortal.

Los primeros prestadores a crédito fueron los monasterios, de donde viene el término mort-gage (promesa de muerte -más o menos- y del latín), algo parecido a nuestras hipotecas modernas: préstamos avalados por una propiedad; práctica que luego fue prohibida, tanto para clérigos como para los laicos.

Genial, eh?  Estamos hablando de alrededor del año 1200, así que imaginá el peso que tenía la religión, de cuyos preceptos deriva el derecho canónico, usado luego como base o referencia en las escuelas de derecho.  En ellos se basaban muchas leyes y los sermones dados en las iglesias eran los medios de comunicación masivos de la época.  Años en los que los infractores realmente tenían miedo y les importaba adónde fueran a parar sus almas inmortales para la próxima vida y supongo yo que, sobre todo, de qué manera terminaban la actual (garrote vil, hoguera, cárcel y vaya a saber qué otro castigo) .  Lo más parecido a una actualización de estado debía ser:  Arrepentíos, cabrones pecadores, o arderéis en el Infierno!

¿Por qué la Iglesia perseguía con tantas ganas a los usureros?  Porque a partir de esa época, cuando empieza a asentarse el uso de una economía monetaria, la usura pasó a convertirse en una actividad demasiado tentadora, al punto de que temían que un auge desproporcionado de usureros entre la burguesía de entonces o los dueños de tierras, hiciera desplomar la producción de alimentos y bienes.

Todo un palo, ya lo ves: la especulación no es propia del neoliberalismo ni mucho menos.  Aunque el neoliberalismo probablemente sea uno de sus descendientes más refinados y evolucionados en cuanto a lo letal que resulta.

Cómo, durante el correr de los siglos siguientes, cambió el discurso (al punto de que el usurero pasaba solo una temporada en el Purgatorio hasta que subía a disfrutar de la Dicha Eterna) y hasta la Iglesia llegó a prestar dinero a reyes y conquistadores, son interrogantes que espero se contesten al ir avanzando en la lectura.

Espero con ganas enterarme cómo, o al menos llegar a cazar las claves, en el nombre del MEV misericordioso, de que luego de tamaña censura y promesas de condenación eterna, llegamos al feudalismo primero y al capitalismo actual, tan salvaje; que esclaviza a personas y naciones enteras al pago de los intereses de los préstamos.  Porque a pesar de no poder engendrar, varios hijos se le hace parir a cada billete que prestan los bancos a las personas y países.

Parirás con dolor, dicen las Escrituras, y mierda que dolor es lo que lo sentimos.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s