Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky! /59

Horas de la tarde.  Oficina de una empresa de transportes.  Suena el teléfono.  Atiende D.

—Hola, buenas tardes… ¿Cómo le va…?  ¿Cómo dice…?  ¿Pero usté está segura de lo que me está preguntando…?  Espere un momento, por favor.

Pone el teléfono en espera y le habla a El Boss, con un tono de voz en el que conviven la sorpresa y la diversión:

—Es su esposa… quiere… ella quiere saber si conocemos algún comisionista que lleve encomiendas a Montevideo.

—¿QUÉ?

—Que si sabe de alguien que lleve paquetes a Montevideo…

El Boss le preguntó a su santa y amada esposa, con toda la delicadeza que pudo reunir en tan corto plazo, si no quería que le diera el teléfono de alguno de la competencia.

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s