Explicando lo inexplicable

Oficina.  Mañana de la víspera de navidad.  Hablando de la ridícula denuncia que le hicieron al presidente por colocar una imagen de la virgen en la puerta de su casa (el denunciante, en su lucidez implacable, indica que las creencias religiosas de Tabaré violan el principio de laicidad).

El Gran Boss, que no estaba enterado del tema, con voz resignada dice: Y sí, desde el momento en que siete millones de personas escuchan a Petinatti, poco más se puede esperar.  Porque somos tres millones, pero lo escuchan siete. Debe ser cosa de interné… y de los estúpidos, que están por todos lados.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s