Harad

Siempre me pregunté qué habrá sido de los haradrim.

Fueron muchos los elementos de peso que cambiaron. Sauron fue eliminado, y con él, la consecuente reducción de los Espectros a meras sombras.  Gondor y Arnor restituidos en su poder y dignidad.  Umbar y sus corsarios diezmados. Quizá con el linaje de los númenóreanos renegados diluido y caído en desgracia, o al menos seriamente debilitados.  Khand quedó desprovisto de los variags, muertos en los Campos de Pelennor, lo mismo que las belicosas tribus del norte y el sur fueron desprovistas de sus guerreros.

Mapa Tierra Media

No tenemos muchos datos de esa extensa porción del mundo al sur del Río Poros, llamada Harad. Podemos estimar que las gentes de esas regiones vivían subyugadas, cuando no directamente esclavizadas ya que al promediar la Tercera Edad estaban bajo el control de Sauron.

Así llegamos al final de la Tercera Edad, y no puedo dejar de preguntarme qué habrá sido de esa gente.

Luego del desastre que significó para ellos la culminación de La Guerra del Anillo, ¿cómo ajustarse a la nueva realidad?  ¿Que tipo de cataclismo social puede haberse producido en esas regiones?  Dejados de lado por las expediciones civilizadoras de Númenor, primero.  Sometidos por los númenóreanos negros después, que los despreciaban y solo querían poder.  Constantemente en guerra entre sí por sepa el MEV qué agravios.  Vecinos del Khand, no menos beligerante que ellos mismos.  Luego sometidos, aún más si cabe, por los Reyes Brujos y los primeros Anillos, en la Segunda Edad.

Siglos y milenios de esclavitud y miedo, violencia y guerra, oscuridad y odio.  Y de un día para el otro, literalmente de un día para el otro, eso desaparece.  Todo de golpe. Quienes los subyugaban desaparecen en un parpadeo.  Y los destinatarios de su odio feroz, los señores de Gondor, convertidos en magnánimos vencedores.  Y sin siquiera los recursos humanos para proseguir sus rencillas.

Debe haber sido terrible. Terrible pérdida. Terrible desamparo. Terrible miedo. Terrible incertidumbre. Una mezcla a partes iguales de alivio y pavor.  ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? ¿Cómo seguir? ¿Quedaría el deseo de venganza, perduraría el odio, una vez deshecho el embrujo del Ojo?

¿Se habrán reunido? ¿Habrán avanzado? ¿Se disolverían en las arenas del tiempo, olvidados, paralizados por la enormidad de lo sucedido y perdido todo propósito?

¿Qué habrá sido de los haradrim?

¿Y del Pompa Borges?

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s