Géneros en la escritura

Cada tanto me pongo a rumiar sobre la escritura en estos tiempos, en particular en lo que se refiere a los géneros.

Las normas del español indican que se debe usar el plural masculino para referirse a situaciones genéricas o mixtas, por ejemplo, decir los alumnos (aunque el grupo al que se refiere esté formado por alumnos y alumnas, incluso si las alumnas son mayoría).  Esta situación molesta a las personas que militan por la igualdad de género, cosa que no puedo reprochar.

El problema es cómo lograr eso de una manera mínimamente elegante.

Algunas personas tratan de escribir prescindiendo de géneros.  Usando el ejemplo anterior, dirían el alumnado.  Este tipo de escritura puede ser todo un ejercicio de ingenio y habilidad, por lo que no se ve a menudo. Muchas personas suelen decantarse por la infame @, o por la equis, en el lugar de la vocal, mientras que un grupo especial de subnormales usa los plurales específicos a la vez (compañeros y compañeras, convenciones y convencionas, etc), lo que es un incordio, una molestia, una desprolijidad, oscurece los textos y viola el principio de economía todo a la vez.

Entonces, justo hoy, hace instantes nomás, en un chispazo de inspiración preclara, me surge una posible solución envuelta en una pregunta con moño y todo.

¿Por qué no rescatar un grafema (letra) del alfabeto latino, existente pero en desuso?  Específicamente la letra (ligadura) Æ o æ (en minúsculas).

Si, por ejemplo, se está hablando de los asistentes a un simposio de medicina, podemos usar doctores o doctoras, si estos asistentes son en su totalidad de un género determinado, o escribir doctoræs, si la asistencia es mixta.

Se podrían adaptar los términos a la escritura, que sería prácticamente transparente para el usuario, o la usuaria, o lxs usuarixs, o læs usariæs, con la ventaja de que esta ligadura sí tiene una pronunciación específica, cosa que no sucede con los tristes remedos de sustitutos que se pretenden imponer ahora.

Esta solución podrá debatirse en el caso de que se desee usar con las palabras terminadas en -nte.  En su momento creí que las terminaciones en ente correspondían al participio activo del verbo ser, pero eso ha sido refutado en varios sitios.  La mejor explicación la vi en este artículo, con varias notas bibliográficas, y que se justifica como sigue:

 Una vez expresado lo anterior, expondré que la terminación de adjetivos derivados de verbos son llamados comúnmente como participios de presente o participios activos. El sufijo se presenta en la forma –ante– cuando la base es un verbo de la conjugación en ar; en la forma ente o iente cuando la base es un verbo terminado en er o en ir. Significa: lo que hace la acción. Ejemplo: amante, principiante, ambulante, conducente, equivalente, permanente, complaciente, conveniente, concerniente. Cabe señalar que algunos de estos adjetivos se sustantivan de modo habitual; otros se han lexicalizado como nombres: presidente, asistente, sirviente. En algunos de estos casos se ha creado una forma femenina en –a (presidenta, princesa, etcétera).[2]

A título personal, la creación de una forma femenina para estas palabras que denotan acción, me parece un chijete.

En fin, no me parece tan mala idea.

No olviden que læ perræ es læ mejor amigæ del hombre… y la mujer.

Anuncios

Comenta! Comenta, very now!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s